El presidente de la República Jimmy Morales firmó el acuerdo que legaliza los nuevos salarios mínimos para el siguiente año.

En promedio, el aumento para actividades agrícolas y no agrícolas, así como para las maquilas, es de 3.75%.

Los empleados consideran que este aumento de costos afecta en mayor grado a las pequeñas y medianas empresas y solo causa desempleo y crecimiento de ocupaciones informales.

Los nuevos salarios diarios y por hora, que entran en vigencia a partir del 1 de enero de 2018, quedan de la siguiente manera:

Actividades Agrícolas

Q90.16 el día

Q11.27 la hora

Actividades no Agrícolas

Q90.16 el día

Q11.27 la hora

Actividad exportadora y de maquila

Q82.46 por día

Q10.30 por hora

Bonificación adicional general

Q250.00

Aumenta el desempleo y actividades informales

Nils Leporowski, presidente de la Cámara del Agro, considera que el aumento obedece a razones políticas y por ello afecta a las empresas porque no se consideran los efectos negativos.

“Fuimos claros en oponermos en la Comisión Nacional del Salario porque el incremento afecta la competitividad del país”, enfatiza.

Considera que la política de subir los salarios cada año es parte de las causas que fomentan las ocupaciones informales y la falta de trabajo.

Añade que si a estos costos se suman el mal estado de las carreteras y la revaluación del quetzal, cada vez es más difícil para las empresas competir con otras naciones.

El sector agrícola genera unos dos millones de empleos y el 70% de su costo de producción se centra en la mano de obra, enfatiza Leporowski.

Agrega que de momento no puede pronunciarse si tomarán alguna decisión legal para intentar frentar el incremento, pero no se descarta.

El sector de maquila es otra de las fuentes importantes que genera miles de empleo.

Requieren una política para atraer inversiones

Antonio Malouf, presidente de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), dice que aumentar el salario debe considerar otras acciones para atraer inversiones al país y promover una política de generación de empleo.

Comenta que se requiere certeza jurídica y mejorar la competitividad del país para que las empresas puedan competir con otras naciones.

“Cualquier aumento afecta, en especial a las pequeñas y medianas empresas. En el sector textil de exportación se absorbe el aumento siempre que existan compradores”, dice Antonio Malouf.

Pero enfatiza que se requieren mayores esfuerzos para mejorar la economía del país que este año fue afectada, ya que un 80% de la población en edad de trabajar se desempeña en labores informales.

  • Te sugerimos leer

Exportaciones retoman ruta de crecimiento