Iniciar un nuevo periodo siempre nos trae nuevas esperanzas de que las cosas serán diferentes y que lograremos los propósitos y sueños. Sin embargo las cosas no siempre son así, la mayoría de ocasiones es por nuestra causa y otras son ajenas a nosotros.

En el primer caso, cuando lo que hizo no le funcionó para lograr sus objetivos, le sugiero que actúe diferente. Por lo que antes de ponerse la ropa deportiva, inscribirse a la universidad, ir al súper a comprar comida saludable o aquello que se supone le ayudará a lograr sus objetivos, reflexione sobre el porqué ulterior de esa decisión y para qué quiere cambiar. Después de encontrar la raíz de ese deseo de cambio, entonces cambie hábitos para cambiar su estilo de vida. Haga una estrategia, desarrolle un plan, investigue, pida ayuda, en pocas palabras planifique su éxito.

En el ámbito público o político, es decir en nuestro actuar en la sociedad es importante entender que la mayoría de los políticos no cambiarán la situación actual si no se ven obligados a hacerlo. Es decir, no eliminarán los privilegios y los espacios de corrupción mientras no sea necesario, ya que estos les dan la “oportunidad de un mejor nivel de vida” a costilla de los tributarios.

Muchos políticos han encontrado en el ejercicio del poder la “vía rápida” para acumular fortuna. Fortuna que ha sido expoliada de la riqueza generada por los tributarios, ya sea por sobrevaloración, por coimas, o por extorsión a sus legítimos creadores.

Intentan, muchas veces con éxito, distraer nuestra atención de lo importante y aprueban medidas populistas que sólo son paliativos a los problemas. No les interesa ni les conviene, a muchos, entrarle a la raíz del problema: el enorme poder, muchas veces discrecional, del burócrata en el gobierno.

Este año viene con muchos retos como la elección de quién ocupará el cargo de Fiscal General, nos guste o no, inicia la campaña electoral anticipada. Las reformas electorales tal vez sean discutidas y posiblemente se aventuren a pedir aumento de impuestos.

El inicio de año indica que los políticos serán los mismos hasta que la demanda política cambie, hasta que cambiemos las reglas del juego y limitemos el poder discrecional, las cosas continuarán muy parecidas al año pasado. El nuevo año siempre es una oportunidad para mejorar tanto en lo personal como en lo público.

En el ámbito personal, espero que desarrolle una estrategia, diseñe un plan y mida sus avances, es decir, planifique su éxito. En el ámbito público, espero se convierta en un mandante con las ideas claras, si ya lo es, entonces que se involucre y continúe en esa batalla de las ideas que ayude a iniciar el cambio, que les guste o no, tendrán que hacer los políticos, aunque sea por presión.

Le deseo que inicie con un propósito en mente

@Md30
Facebook.com/Mda30

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo