Científicos de la Universidad de Michigan en EE.UU., crearon un sistema con adhesivos o hidrogeles que imitan a las células de la anguila eléctrica, encargadas de producir las descargas.

La anguila o electrophorus electricus, es capaz de generar descargas cada 25 segundos con una potencia de hasta 600 voltios gracias a los electrocitos, unas células especializadas con forma de disco que se apilan para producir grandes descargas.

El equipo internacional de investigadores creó un sistema a base de gotas de hidrogel, generadas por impresión 3D sobre un sustrato plástico, que imitan el funcionamiento del sistema de defensa de la anguila.

“Aquí presentamos un concepto de energía, inspirado en el de las anguilas, que usa gradientes de iones entre diminutos compartimentos de hidrogel de poliacrilamida delimitados por membranas selectivas de cationes y aniones”, explicaron los investigadores a la revista Nature.

La generación eléctrica con anguilas se mostró desde la ficción en el filme The Amazing Spider-Man 2: Rise of Electro en mayo 2014.

Sci-Fi Film GIF - Find & Share on GIPHY

Calcomanía que genera energía

El control de la descarga se realiza mediante un proceso de plegado parecido al de la papiroflexia mediante el llamado pliegue de mapa de Miura, un tipo de doblez utilizado para desplegar los paneles solares de los satélites.

Sobre un primer sustrato se deposita una matriz de gotas de gel de forma alterna, unas con alta salinidad y otras con baja salinidad; y se pone otra matriz con los geles selectivos de aniones y cationes sobre un segundo sustrato.

Biocompatible

“A diferencia de las baterías típicas, estos sistemas son blandos, flexibles, transparentes y potencialmente biocompatibles”, señaló Michael Mayer biofísico en la Universidad de Friburgo, Suiza, y autor principal de la investigación.

Esta fuente de energía es biocompatible, por lo que la aplicación de la tecnología dentro de organismos vivos es posible en animales, robots blandos y en implantes humanos.

Por ahora, el prototipo debe ser cargado con una corriente eléctrica, pero los autores esperan aprovechar las concentraciones de sales del cuerpo humano para que no necesite cargas externas futuras.

Con información del diario Los Tiempos.