La justicia de la provincia de Salta en Argentina tendrá que resolver un caso poco común: un niño necesita que sus padres biológicos engendren otro bebé para salvarle la vida.

El padre de Santiago Darío Aranda, se niega a aportar el material genético para realizar la técnica de reproducción humana asistida (TRHA), porque Soledad Verónica Chuychuy le dijo a su ex pareja que el bebé por nacer sería hijo de ella y de su actual pareja.

Santiago de 9 años padece drepanocitosis hereditaria, una grave enfermedad también conocida como anemia de células falciformes, de origen genético hereditario en la sangre.

Por la gravedad de su estado, los médicos pronosticaron que no sobrevivirá más de un año y solicitaron de urgencia un trasplante de médula ósea.

El diario Tribuno de Salta destacó que por incompatibilidad, ninguno de los familiares puede aportar el tejido y que para el Hospital Garrahan:“La única alternativa es que el donante sea un hermano con los mismos genes de sus padres”.

Para obligar a su ex a tener un hijo a través del método de reproducción asistida, la madre de Santiago presentó una demanda al Jugado de Persona y Familia de la localidad.

No te pierdas:

Jimmy Morales presentará su informe en medio de la elección de directiva

Con información e imágenes de El Tribuno de Salta.