Este año escolar será muy distinto para 125 niños de la Aldea Sacsuy, en el municipio de San Juan Sacatepéquez.

El año anterior, la Escuela Rural Mixta Llanos de San Juan albergaba un máximo de 73 alumnos en aulas que solo estaban divididas por algunas tablas.

Los esfuerzos de los cuatro docentes que atendían la escuela no eran suficientes; necesitaban mejor infraestructura. Pero todo cambió un 11 de noviembre de 2017 y este año casi el doble de niños estrenarían nueva escuela. 

Nueva “Escuela Rural Mixta Llanos de San Juan” / Imagen: cortesía Cementos Progreso.

Nueva escuela en un solo día

Bastó un día para cambiar el futuro de los niños de la Aldea Sacsuy. El 11 de noviembre, como resultado del programa piloto de voluntariado corporativo para colaboradores impulsado por Cementos Progreso junto a Fundación Carlos F. Novella y con el apoyo de otras instituciones, 200 voluntarios le dieron un giro la escuela.

“Ahora la escuela tiene cuatro aulas, módulos de siete sanitarios y dos módulos anexos para dirección, cocina, bodega y biblioteca“, comentó Cecilia Dougherty, presidenta de la Fundación Carlos F. Novella.

Añadió que el proyecto respondió a una necesidad identificada por la comunidad de Llanos de San Juan, a la cual se le dio acompañamiento durante nueve meses.

Trabajo en equipo

El costo de la construcción de la escuela fue de Q400 mil, pero para hacer realidad este proyecto, Cementos Progreso y la Fundación Carlos F. Novella contaron con más ayuda.

La corporación municipal de San Juan Sacatepéquez contribuyó con la maquinaria para el movimiento de tierras y las familias de la localidad se organizaron para preparar el terreno.

Además, los voluntarios donaron horas de trabajo para levantar la edificación, entre otros aportes interinstitucionales.

El Club Rotarios y los Cocodes también se sumaron al proyecto.

Heber Barrios y Cecilia Dougherty junto a alumnas de la escuela / Imagen: cortesía Cementos Progreso.

Dougherty añadió que para este proyecto “se fomentaron espacios de diálogo con diferentes actores y se procuró la formación de capacidades para asegurar la sostenibilidad del proyecto”.

Asimismo, Heber Barrios, gerente de Planta San Gabriel, expresó que con este tipo de iniciativas se ponen en práctica valores tales como la solidaridad y el espíritu de servicio.

“Somos vecinos que nos preocupamos por la sostenibilidad de las comunidades donde operamos”, añadió.

Te puede interesar:

Cinco tendencias que afectarán su negocio este 2018

Más proyectos

Este voluntariado corporativo se suma a otros programas que la empresa desarrolla en San Juan Sacatepéquez junto a la Fundación Carlos F. Novella, tales como el Centro Educativo Estuardo Novella Camacho, Mejores Familias y el Colegio Enrique Novella Alvarado.

Alumnos de Llanos de San Juan / Imagen: cortesía Cementos Progreso.

El 2018, sin duda, significará mejores condiciones escolares para 125 niños; el futuro de la Aldea Sacsuy.

“Esta es la culminación de un proceso donde Cementos Progreso ha participado junto a la Fundación Carlos F. Novella, como parte de un esfuerzo comunitario que demuestra que los sueños pueden convertirse en realidad”, añadió Dougherty.

  • Te sugerimos leer

En el Sahara está nevando