De nuevo un ciclo escolar inicia y con el nuevo año viene la esperanza en que la educación en Guatemala a favor de la niñez mejore, sobre todo considerando que se esperan a 2.5 millones de estudiantes inscritos este año, que en unos años se convertirán en el futuro del país.

Sin duda hay que destacar las acciones que se han tomado, como la certificación que se debe poseer con tal de establecer de no constar con condenas en los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, regulados en el Código Penal y otras normas específicas de la materia para poder desempeñarse y laborar con niñas, niños y adolescentes.

Esto, por supuesto que es repercusión del decreto número 22-2017 del Congreso de la República de Guatemala “Ley del Banco de Datos Genéticos para Uso Forense”, ley que permitirá llevar un registro al Ministerio Publico de las personas que hayan sido condenadas.

La respuesta es positiva puesto que desde ya se han localizado algunos casos, y eso nos hace pensar que muchas personas aún están cerca de menores de edad, exponiéndolos a posibles abusos, y por los que esta ley se hace indispensable.

Es necesario que ahora que empiezan de nuevo las clases los centros educativos tanto los privados y los públicos, tomen en cuenta que están preparando niñas,  niños y adolescentes que sin duda serán quienes tomen una nación que está buscando cambios profundos que por supuesto marcara su futuro.

Sabemos que la falta de valores, aunados a la pobreza y falta de oportunidades se han convertido en una mezcla perfecta para el desastre, es por ello que ahora condenamos a muchos por actos de corrupción y sobre todo que se haya perdido esa humanidad.

Por eso es que fomentar en nuestras niñas y niños los valores de respeto, honestidad y buena voluntad es esencial para lograr un país fuerte ya que se ha demostrado que estos valores, junto a la educación, son la base para conformar desarrollo sostenible en todos sus niveles y sobre todo en la creación de riqueza no basada en el abuso de pocos sobre la mayoría.

La clave del desarrollo sin duda, es y será la educación integral, ya que solo así se podrá darle desarrollo a un país que muestra niveles de desigualdad tan grandes.

Es necesario poner atención a la educación y sobre todo dejar de pensar en invertir en otras cosas sin sentido que dejan de lado el fomento de nuevos conocimientos, es por ello que el llamado a la inversión de los más vulnerables es para que ustedes los tomadores de decisiones inviertan para en tener en realidad un mejor país.

Hay que ser conscientes, que para tener mejor educación hay que destinar recursos y no solo migajas de grandes proyectos que nunca avanzan, la atención a la niñez debe ser integral, y todas las instituciones deben estar vinculadas para lograr resultados, porque merecen un futuro nuevo y distinto al que muchos vivimos.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo