Agentes de inmigración de EE.UU. allanaron esta magrugada un centenar de tiendas 7-Eleven para realizar auditorías de empleo y entrevistar a trabajadores.

La operación realizada en varias ciudades del país se convierte en la más grande contra un empleador bajo la presidencia de Donald Trump.

Derek Benner, alto funcionario de Inmigración y Control de Aduanas, dijo a la Associated Press que la operación fue “la primera de muchas” y “un presagio de lo que está por venir” para los empleadores.

Tras la redada, los agentes arrestaron a 21 personas, consideradas sospechosas de estar ilegalmente en el país. Durante la administración de Trump se ha registrado un aumento del 40% en arrestos para deportaciones. La cadena 7-Eleven Stores Inc., con sede en Irving, Texas, tiene más de 8,600 tiendas sólo en EE.UU.

No te pierdas:

Marco Pappa es fichado por la PNC

Con información de Associated Press y The New York Post.