En Guatemala se están dando unos de los mayores problemas que hemos venido repitiendo por años.

Con esto me refiero a la incompetencia o talvez el abuso de los que están a cargo del sistema de justicia, en este caso tenemos a la Fiscal General Thelma Aldana que inició su inducción con abogados del CACIF para luego vincularse al partido FRG mediante el señor Roberto López Villatoro.

En sus años consecuentes Aldana fue muy criticada por habérsele relacionado con la exvicepresidenta Roxana Baldetti y con la UNE por el apoyo brindado por este ultimo partido para su elección como Fiscal General.

Mujer empresaria propietaria de una empresa distribuidora de energía, DEORSA, según declaración jurada patrimonial del año 2015 en la que no se tomaron en cuenta las Sociedades Anónimas en las que participa como Residenciales Petapa valoradas en Q62 millones.

Uno de los casos mas sonados cuando fue magistrada de la Corte de Apelaciones fue el famoso caso de los bancos Promotor y Metropolitano al ordenar que no se aplicara el procedimiento de cierre establecido en la Ley de Bancos y Grupos financieros.

Finalmente es nombrada como Fiscal General por uno de los presidentes de Guatemala más corruptos, según los casos que se le han presentado en su contra, pero de los cuales en ninguno ha sido sentenciado, tal es el caso de Otto Pérez Molina con quien ella declara tener buena relación.

Después de dar a conocer una breve reseña de quien es la manipuladora de la justicia en Guatemala nos podemos dar cuenta que los guatemaltecos hemos sido engañados como lo fueron nuestros antepasados, a los que les dieron espejos por oro, los guatemaltecos entregamos la confianza en la justicia la cual debe de ser ciega e imparcial y nos topamos con que la Fiscal General la manipula a su sabor y antojo dejando que jueces como JasmÍn Barrios condenen a una familia que fue víctima de la corrupción y venta de pasaportes por parte de Mayra Veliz, a 19 años de prisión y a esta ultima la deje seguir ocupando el cargo que hasta ahora ostenta dentro del Ministerio Publico teniendo las pruebas suficientes para separarla del mismo e iniciar un proceso en su contra.

Así mismo la Fiscal General se ha negado rotundamente a perseguir de oficio aquellos delitos que sus allegados han cometido tal es el caso de su sobrino Ivo de León Aldana, de Mayra Veliz, de Lucrecia Mack, de Jasmín Barrios, de Orlando Blanco, de Mario Taracena, de Julio Ligorria, de Luis Font y Erick Archila y de Alvaro Colom y su flamante ex esposa Sandra Torres.

También hay que decir que ha dado la imagen de luchar contra la corrupción, en su lucha muchos dirán que ha logrado desarticular bandas de corrupción dentro del gobierno, pero cuantos de ellos en realidad han sido sentenciados a una condena formal y algunos de ellos ya están saliendo libres con medidas sustitutivas que dejan claro que únicamente todo fue un show mediático y político.

La Fiscal General olvida casos como Odebrecht, Transurbano, Dragados de Champerico, programa de Cohesión Social, MIDES y su bodegón, financiamiento ilícito de WINAQ, CONVERGENCIA, UNE, Encuentro por Guatemala, URNG maíz, asesinato de Byron Lima y asesinato de Pavel Centeno (financiero de la UNE).
No nos olvidemos de los actos de manipulación de justicia que se están fraguando en las oficinas del MP como lo es la búsqueda de culpabilidad por todos los medios de personas que han estado en contra de un régimen dictatorial que se quiere imponer, como es el caso del Juez Mynor Moto o como es el caso del abogado Moisés Galindo Ruiz sin dejar atrás a la Ex Fiscal Heidi Tamara de León quienes para la Fiscal General se convierten en un obstáculo para la manipulación de la justicia.
La Fiscal General para ponerle la guinda al pastel da una de las mejores muestras de nepotismo en nuestro país, colocando como Fiscal Suplente a la señora Wendy Ordoñez, jefa de la Unidad de Métodos Especiales (UME) del Ministerio Público (MP) y esposa del ministro de Gobernación Francisco Rivas, dejando claro con esto el descaro de un trafico de influencias, un conflicto de intereses y una aberrante dirección del sistema público de justicia.

La Fiscal General se convierte en una sirvienta más a los servicios de aquellos que por la vía democrática no pueden llegar al poder y de aquellos que desean la manipulación de un sistema de justicia parcializado para unos cuantos que obtienen beneficios y para el resto de los guatemaltecos honrados un azote a la confianza depositada en ella para llenar el compromiso de una Guatemala justa e imparcial.

Thelma Aldana una incompetente que sin su escupitajo colombiano Ivan, sin sus testigos falsos y sin el poder de la manipulación que tiene por el cargo, fuera una tramitadora mas en los alrededores del MP.

Y si surge la pregunta de quién sería el ideal para el puesto, pues sería aquel abogado que cumpla con los requisitos que exige la ley, que no tenga ningún tipo de hallazgo legal y que busque esa imparcialidad que los guatemaltecos honrados, trabajadores y correctos anhelamos en nuestro país.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo