Las perspectivas de crecimiento económico mundial para este año, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), fueron proyectadas en 3.9%. En América Latina, México y Brasil fueron los más beneficiados y crecerían más de lo esperado en los próximos dos años, según el reporte publicado desde Suiza.

El FMI, según reportó la Agencia DPA, considera que el auge económico en Europa y Asia, así como la reforma fiscal en Estados Unidos serán los que darán un mayor impulso al crecimiento de la economía global.

  • Te recomendamos leer:

Esta es la posición que ocupa Guatemala en el pago de salario mínimo

Aparte de los países con economías desarrolladas como Estados Unidos, Alemania y Japón, los expertos han anunciado que también esperan sorpresas de las economías emergentes. La institución elevó también el crecimiento de 2017 a un 3.7%, por encima del 3.2% alcanzado en 2016.

“Todas las señales apuntan al crecimiento pero no deberíamos estar completamente satisfechos. Demasiadas personas siguen estando excluidas de la recuperación”, dijo desde Davos la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Podría concluirse entonces que la economía mundial continúa su aceleración con una previsión de crecimiento del 3,9%, tanto para 2018 como para 2019.

Imagen: thehindu.com

America Latina

Se prevé que la recuperación se fortalezca y el crecimiento sea del 1.9% en 2018 (tal como se proyectó en octubre) y del 2.6% en 2019 (0.2 puntos porcentuales más alto). Esto se debe a que las dos principales economías de Latinoamérica, México y Brasil, mejoraron las expectativas.

China

El informe señala que China, el dragón de oriente, seguirá siendo la gran economía asiática. Según el FMI, éste seguirá moderando gradualmente su crecimiento, pero con tasas del 6,6% para 2018 y 6,4%, para 2019. En ambos casos una décima más que las cifras proyectadas en octubre, debido a la mayor demanda externa.

  • Te puede interesar:

El futuro del sector manufacturero en Latinoamérica (y tres consejos para sobrevivir)

“La economía mundial está tomando velocidad”, dijo a la DPA el economista jefe del FMI, Maurice Obsfeld.

Pero Obsfeld recordó la fortaleza actual se debe a “una confluencia de factores que probablemente no durará mucho tiempo” por lo que hizo un llamado a los políticos para mejorar la capacidad de adaptación y así enfrentar futuras crisis al tiempo para aumentar la eficiencia y el crecimiento a largo plazo.

 

 

Con información de DPA y el FMI