El dominio será el nombre que se asocie a tu marca durante mucho tiempo y juega un papel determinante en su posicionamiento en internet. 

Franck Scipion, de Life Style Al Cuadrado, comparte algunos consejos que te ayudarán a acertar con el nombre de tu dominio:

Imagen: Pixabay

  1. Utiliza tu propio nombre: La decisión más acertada si lo que buscas es potenciar tu marca personal. Recomendable, sobre todo, para profesionales que quieren destacar en un determinado nicho.  Según Scipion esta opción es interesante para perfiles individuales como consultores o coachs.
  2. Nombre y marca: Esta consiste en apostar por hacer que coincidan el nombre de tu marca registrada con el dominio. Así evitas confusiones y refuerza la marca. Según Scipion, utiliza un nombre fácil de recordar, más corto que largo (15-20 caracteres, como mucho) y, a ser posible, que transmita valor o beneficios de la marca.
  3. Palabras claves: Otra opción que tienes es integrar una palabra clave en el propio dominio. Claro que, para ello, lo primero que deberás hacer es ese estudio de palabras clave relacionadas con tu negocio y que más se utilizan en las búsquedas de google. Según Scipion “es muy útil si tu objetivo es ser un portal de referencia sobre una temática”.
  • Te puede interesar:

¿Cómo saber si te han hackeado el celular?

Además, Scipion recomienda evitar estas prácticas:

  1. Nada de caracteres especiales como acentos, diéresis o ñ’s: aunque te los venden, Google no gestiona estos dominios.
  2. Evita los guiones. Además de los caracteres ‘raros’ en el lenguaje global elude también el uso de  guiones (normales o bajos), números, doble consonantes, etc.
  3. La extensión: El más común es el .com, dedicado a empresa comerciales. El .net . para empresas relacionadas con Internet. El .org para asociaciones sin ánimo de lucro e instituciones. El .biz enfocado a negocios. El .info para páginas de contenido informativo y el .edu para dominios educativos. Lo ideal para un negocio próspero es tener registradas las extensiones .com, .net, .org y la extensión que hace referencia al país en el que se desarrolla el negocio como mínimo.
  4. Fácil de pronunciar y de recordar: Hay que tener en cuenta que vamos a decir el nombre de nuestra página web en muchas ocasiones y a mucha gente, cuanto más sencillo sea de entenderlo mucho mejor tanto para nosotros como para nuestro interlocutor. Habrá que evitar, pues, palabras de difícil lectora y pronunciación.
  • Te puede interesar:

Ahora ya puedes utilizar WhatsApp y Youtube al mismo tiempo

Con información de: Emprendedores.es