El puerro aporta un sabor delicado y agradable a los platillos, por lo que su uso hará la diferencia al cocinar.

El puerro esta formado por un tronco blanco que termina con unas hojas verdes. Cuando están tiernos son más delicados y pequeños, pero más aromáticos.

Es versátil en la cocina, aunque pareciera de alguna manera una cebolla o un cebollín, pero podrá ser un condimento aromático, una guarnición para pescados, aves o carnes rojas o un ingrediente principal en un platillo principal.

Es ideal para sopas como una sopa de papa y puerro o un gratinado, en en sopas o de forma fría en ensaladas o combinado con arroz o como sustituto de la cebolla en infinidad de platillos.

Una salsa de puerros resultará ideal para servir con una pasta o para unas supremas de pollo. Para esta salsa, saltee en aceite caliente lo los puerros cortados en rodajas finas. Vierta vino blanco para desglasar o levantar los sabores, condimente con sal, pimienta blanca o nuez moscada y termine la cocción con crema.

También podrá preparar unos frijoles blancos con un sofrito de tomate, puerro, ajo, zanahoria rallada, condimentar con albahaca, sal y pimienta.

Al comprar los puerros, deben estar frescos, lisos, con sus hojas verde brillante como signo de frescura y tronco firmes, sus raíces unidas y crujiente al tacto. Permiten conservarse por un par de semanas en refrigeración.

Al limpiar los puerros, corte las raíces por la base la parte verde a la altura de las hojas. Con el cuchillo haga unos cortes a lo largo por la parte superior o corte en dos o cuatro la parte blanca, debe retirar perfectamente la tierra que puedan presentar, por lo que lave con abundante agua y separe las hojas. Las hojas verdes podrá lavarlas para preparar una sopa de vegetales o condimentar un caldo. Si deja en remojo los puerros durante unos minutos, notará que el mismo flotará mientras que la tierra se irá al fondo del recipiente.

La parte verde los puerros, además de emplearla en los caldos, podrá ser un elemento refrescante para un guiso de carne o ser un elemento crujiente o decorativo para los platillos para darles altura

Entonces es ideal blanquear primero los puerros gruesos. Consuma en su totalidad cuando estén cocinados, mientras los puerros tiernos podrá servirlos con una vinagreta o aderezo o como un ingrediente más en una ensaladas.
Es apreciado por su valor nutricional, rico en fibra, hierro y calcio. Aporta pocas calorías y es diurético.

Hoy les comparto una receta de puré de papas con puerro como una posibilidad de darle un unas notas perfumadas al tradicional puré.
Para esta receta necesitamos los siguientes ingredientes:
1 libra de papas
Sal y pimienta blanca al gusto
2 cucharadas de mantequilla
2 puerros
½ taza de leche

Para su preparación:

Cocinar las papas con abundante agua con sal a que las cubra. Deberán quedar suaves.
Calentar la mantequilla en un sartén, agregar el puerro cortado en rodajas hasta que cristalicen.
Retire del fuego, pele y presione para hacerlas puré. Regrese al fuego con la mantequilla y puerro.
Vierta la leche.
Condimente con sal y pimienta blanca.