La investigación que evidenció un supuesto fraude en la implementación del sistema prepago en el Transurbano, deja dudas en relación con otros desembolsos de fondos públicos.

Aparte de la compra de buses y de los implementos para garantizar el pago con tarjetas, también se realizaron pagos para construir las paradas del transporte.

Asimismo, para contratar dos mil guardias de seguridad.

Paradas destruidas y no hay guardias

Las paradas, a la fecha, están destruidas, abandonadas y se desconoce si se construyeron todas las que estaban planficadas.

Para estas estructuras se gastaron Q72 millones y se debieron construir 400 paradas.

En tanto que en el caso de los agentes de seguridad sí empezaron custodiando, pero con el tiempo ya no se contó con este personal.

Estos desembolsos son parte del plan establecido por el gobierno presidido por Álvaro Colom para implementar el Transurbano.

El fraude, según el MP y la CICIG

De acuerdo con las autoridades, Álvaro Colom y otros altos funcionarios diseñaron un plan para implementar el sistema prepago del Transurbano, pero sin observar la ley.

En siete días emitieron el dictamen técnico de Finanzas Públicas, suscribieron y firmaron el acuerdo gubernativo que permitió desembolsar US$35 millones.

Hasta ahora, el MP y la CICIG han descubierto que parte del dinero entregado a la Asociación de Empresarios de Autobuses Urbanos (AEAU), volvió a más de un funcionario del gobierno de la UNE.

Maquinaria abandonada

Tal como sucede con las paradas, el MP y la CICIG documentaron que maquinaria destinada para el sistema prepago, está abandonada en bodegas del Transurbano.

Este equipo costó Q102.5 millones y el riesgo es que en poco tiempo ya no se pueda utilizar, según la Contraloría General de Cuentas.

 

  • Te recomendamos leer:

Así se planificó el fraude del Transurbano, según el MP y la CICIG