La elección del Fiscal General y el caso Transurbano

13

A seguir en la lucha contra la impunidad y corrupción #YoNoSoyImpunidad

Hemos visto como durante la batalla contra la corrupción y la impunidad,  varios funcionarios son llevados a proceso judicial por supuestos delitos que se cometieron, la mayoría por apropiarse del dinero del pueblo para darse una vida ostentosa aprovechando su posición de poder para convertirse en nuevos millonarios.

Múltiples usuarios en redes sociales muchas veces señalaron que los casos ventilados eran persecuciones de tipo sectorizadas y sobre todo, que afectaban a una sola  clase y se mencionó que no se hacían capturas a grupos vinculados con gobiernos pasados como la UNE en donde gobernó el ex presidente Álvaro Colom.

Pero si se dieron capturas y se inician procesos para Álvaro Colom y su gabinete de gobierno por el caso Transurbano  en donde las anomalía que manifestaron tanto la Fiscal General como el comisionado de la CICIG Iván Velásquez, dan una referencia del error cometido a propósito o no, para obviar los mecanismos con los que cuenta el Estado, y dan resultado de nuevo a una posible malversación del dinero de los guatemaltecos.

El mismo caso es solo una primera parte, es decir que se  sigue verificando indicios para determinar si existen otros involucrados,  claro, esto llama poderosamente la atención sobre el hecho que estamos frente a un proceso que lleva varios años de denuncias y que nos hace pensar en que la corrupción es un problema enraizado en Guatemala.

Es por ello, que la elección a Fiscal General, la debemos seguir de cerca ya que los 39 profesionales del derecho que presentaron sus documentos  deben no solo pasar por el escrutinio de la comisión de postulación, sino por el de la sociedad que debe estar sumamente atenta a las intenciones que tiene cada postulante.

El nuevo fiscal debe seguir la lucha contra la impunidad y la corrupción, y ser capaz de completar esos casos que se encuentran en diferentes fases procesales, y desde luego, llevarlos a que se haga justicia para aquellos que se han aprovechado por mucho tiempo del pueblo de guatemalteco ya que la corrupción sigue siendo ese cáncer que no deja que el país se desarrolle.

La incomodidad que de seguro sienten aquellos que durante mucho tiempo han pertenecido a esos que con sus poderes ocultos se han hecho de dinero de los guatemaltecos escondidos en la vieja política y resguardados por los que no aman a su país, se hará sentir y las campañas de desprestigio seguirán y trataran con ellas de mantener ese estatus quo que los ha mantenido hasta ahora en sus comodidades.

Luchar por la justicia, contra la violencia, el racismo y los pactos entre corruptos, es un deber de todos, si queremos dejar un país mejor a nuestras hijas e hijos, debemos decir firmemente: #YoNoSoyImpunidad

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo