Una carta abierta firmada por 3.000 trabajadores de Google (de los 70.000 empleados que tiene la compañía)  ha sido enviada a varios medios anglosajones. El mensaje es claro: el temor de los firmantes del uso de la inteligencia artificial en el ejército estadounidense. 

La carta en contra de la implicación de la compañía en el desarrollo de programas de inteligencia artificial y reconocimiento de imágenes en vídeo que podrían utilizarse para mejorar el sistema de apuntado de los drones militares, va dirigida al CEO de Google, Sundar Pichai.

Google no debería estar en el negocio de la guerra (…) y debería retirarse del Proyecto Maven para desarrollo de drones más inteligentes (…) La empresa debe reiterar que nunca construirán tecnología bélica”, señalan algunas líneas de la carta.

  • Puede interesarte

Facebook Messenger activa fotos 360° y videos HD

Google y el Proyecto Maven

Su participación en el Proyecto Maven no es una novedad. Pero aunque se apuntó en todo momento que la participación de Google con el ejército estadounidense se centraba en “usos no ofensivos”, los empleados seguían desconfiando y no están contentos con esta colaboración. 

El objetivo de esta colaboración “nunca ha sido la creación de armas autónomas que puedan disparar sin intervención humana“, ha señalado Google en repetidas ocaciones. La finalidad es “mejorar los sistemas de reconocimiento para evitar muertes de civiles y personas inocentes en los ataques con drones”.

Mientras tanto, el debate interno en la empresa continúa. Los empleados están reuniendo cada vez más firmas para su carta y otras empresas que también colaboran de cierta forma con el Pentágono (Amazon o Microsoft) están comenzando a sentirse arrinconadas.

  • No te pierdas

Spotify debutó en Wall Street y estos son sus retos