Los obstáculos emocionales no son un invento. Son reales. Aquí te mostramos cuáles son los más comunes que puede sufrir un emprendedor y cómo superarlos de acuerdo con los consejos de otros expertos.

Euforia

La euforia es un sentimiento de bienestar psicológico o moral desproporcionado o sin relación con una situación determinada. Este sentimiento nos puede alejar de la realidad haciéndonos creer superpoderosos e inhibiendo las señales de alarma, empujándonos a la precipitación y la soberbia.

“Recién lanzada la empresa, hay que aprender a gestionar la euforia del lo he conseguido, la excesiva seguridad, que te lleva a adopta decisiones incorrectas (sobre todo, de gasto) cuando en realidad solo estás en el inicio de un largo camino”, señala Asier Uribeechebarria, fundador y CEO de Finanbest AV, SA. 

“La dedicación y el amor que tienes hacia tu proyecto te empuja a vivir todo de forma intensa y visceral. Y eso te puede llevar a difuminar la barrera entre lo personal y lo profesional”, lamenta Gabriel Pazos, fundador Milingual.com.

Angustia

La angustia es un estado psicológico donde el sujeto siente un nerviosismo extremo, inquietud e intranquilidad, provocados por una supuesta amenaza externa, un peligro.

Christopher Pommering de Venture Partners, asegura que para superar esos momentos de congoja aprovecha a pensar en la aventura en la que se ha metido.

“Intento visualizar una cifra que siempre me ha ayudado mucho: 750.000. Son las horas que tienes en tu vida calculando que vives 81 años. Yo ya he vivido la mitad de esto, de manera que es importante valorar la importancia de cada hora, entender que la vida es muy corta y que es mejor hacer proyectos ambiciosos y muy grandes o por lo menos intentarlo, aunque fracases. Y qué mejor que hacerlo en un sector como la educación, destinado a cambiar el mundo”, señala.

  • Puede interesarte

Estos son los objetivos de Mejoremos Guate para el 2018

Vergüenza e incomprensión

La vergüenza es el sentimiento ocasionado por alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante. La clave del emprendedor que tiene un magnífico producto es que debe venderlo o venderse y ha de entrenarse en hablar en público y en desarrollar técnicas de venta. Y a algunos les puede costar más que a otros.

“A menudo ocurre que, como están muy seguros de su producto, caen en el error de perder el control y no atemperar su impulso. La consecuencia es un fracaso estrepitoso, no tanto porque tenga un mal producto sino por una mala presentación. Van Gogh tenía un gran producto, pero murió pobre, porque fue incapaz de vender un cuadro”, Daniel Olivera, gerente comercial de Wanam & JL Cook.

“Desde que emprendes debes ser capaz de comunicar las ideas que tienes en la cabeza, tanto al equipo como al mercado o a los inversores. En mi caso, como soy muy visual, me cuesta contar las cosas de una forma conceptual”, explica Sira Pérez de la Coba, fundadora y CEO de Shazura

Una técnica reocmendada por otros emprendedores que te ayudará a vencer la vergüenza y el miedo a hablar en público es prepararte muy bien tu speech: un pequeño discurso donde expliques muy bien cuál es tu modelo de negocio, cuál es tu valor añadido y quién eres tú y tu equipo, para poder exponerlo con naturalidad cuando llegue la ocasión. 

Abandono y traición

El equipo es muy importante. Pero ¿que sucede cuando te quedas solo y todos te dan la espalda?

“Para mí, sin ninguna duda el momento emocional más duro es cuando un compañero abandona el proyecto. Personalmente creo que el equipo es algo muy importante. Sé hacer muy pocas cosas, así que dependo mucho de mis compañeros. Además, mis proyectos son mucho más que un trabajo; son mi vida, por lo que mi equipo es como una familia y, cuando un compañero decide abandonar el proyecto, pierdes a una persona muy importante”, añade Taig Mac Carthy, cofundador de Gik Live.

Sira Pérez de la Coba  asegura que es fundamental aprender a que no te afecten esas traiciones en tu trato diario con el resto de las personas y sugiere que “a menudo, tienes que frenar porque estás continuamente en alerta, en tensión y has de aprender a relajarte y a bajar la velocidad”.

  • No te pierdas

Lanzan plataforma digital para emprendedores