Facebook, el juguete de Mark Zuckerberg, se ha convertido en la página de internet de referencia de millones de usuarios alrededor del mundo. Pero, ¿Dónde acaban las conversaciones que tenemos con nuestros amigos? ¿Y nuestras fotos, incluso después de borrarlas? ¿Es seguro Facebook?

Ante la crisis provocada por Cambridge Analytica/Facebook, Mark Zuckerberg tuvo que dar muchas explicaciones a un comité de senadores.

Quizá te interese: #NoFap: Joven renuncia a la masturbación (y es feliz)

No vende los datos

Zuckerberg trató de lanzar un mensaje de calma y para ello detalló parte del funcionamiento de su empresa. “No vendemos datos a anunciantes”, aseguró el fundador de la red social.

La empresa, según Zuckerberg, permite que los anunciantes les digan a qué tipo de público quieren llegar y es el propio Facebook quien coloca la publicidad en el muro de las personas seleccionadas.

¿Versión de pago?

El modelo de negocio de Facebook se basa por lo general en esa publicidad y eso también genera controversia. “Nada en la vida es gratis”, le espetó el senador Orinn Hatch, tras preguntarle cómo Facebook hacía dinero sin cobrar a los usuarios.

“Senador, publicamos anuncios”, contestó Zuckerberg con una sonrisa. El fundador se mostró tajante ante la posibilidad de cobrar a los ciudadanos por usar Facebook ya que consideró que perjudicaría los fines de la red social.

¿Dónde acaban tus conversaciones?

El empresario precisó que la red social almacena dos grandes categorías de información de cada usuario: contenido que la persona ha decidido compartir y datos que tienen relación con “convertir la publicidad en relevante”.

Los usuarios “tienen completo control sobre ambas (categorías)”, indicó.

“¿Cuánto de eso se almacena? ¿Todo en lo que hacemos clic? ¿Eso se almacena en algún lugar?”, replicó la senadora Deb Fischer. “Sí, almacenamos datos”, zanjó Zuckerberg.

Facebook está en una “carrera armamentística”

El creador de la red social describió un panorama difícil contra las cuentas falsas y los agentes extranjeros que tratan de usar Facebook y otras plataformas para manipular a la población, particularmente en elecciones.

Zuckerberg advirtió que existe una “carrera armamentística” en la que los rusos están avanzando. “Hay personas en Rusia cuyo trabajo es tratar de aprovecharse de nuestros sistemas y otros sistemas de internet y de otro tipo también”, explicó.

Datos que acaban en manos de las autoridades

Facebook ha colaborado en el pasado con las autoridades estadounidenses y en estos momentos lo hace con el fiscal especial Robert Mueller, que investiga la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

Se han mantenido encuentros, según dijo Zuckerberg, y varios empleados han sido interrogados.

No obstante, el empresario aseguró que, en otros ámbitos, se niegan totalmente a trasladar datos de sus usuarios… Por ejemplo, en investigaciones sobre casos de deportación. “Nos opondremos enérgicamente”, afirmó este martes el empresario al respecto.

El miércoles, Zuckerberg volverá a ser cuestionado por los legisladores de su país.

Lee también

Gloria Trevi baila y todos ovacionan