Esto de seleccionar a los candidatos para fiscal, así como los procedimientos para magistrados, no deja de estar politizado.  Aunque es impresionante la labor que hacen los decanos de derechos, ellos no deberían estar involucrados.  Como ya lo están y están calificando a cada candidato, para evitar la politización final se me ocurre que el Presidente debería escoger al fiscal por medio de sorteo y no a dedo.

A ver.  Todos los que al final sean candidatos para ser fiscal tienen las capacidades para serlo independientemente del puntaje.  Sea o no arbitraria la calificación de algunos rubros es la que se ha usado y en base a ella se han descartado a otros candidatos.  Al final, quedarán varios candidatos calificados para ser fiscal y no deberían ser cuestionados ni por ideología ni por otro motivo.  La mejor forma que tendría el presidente de escoger al nuevo fiscal es precisamente por un sorteo.

Esta forma de escoger al fiscal callará a los opositores del presidente de criticarlo de favoritismos y sentará un precedente que otros presidentes pueden seguir.  De hecho, la selección por sorteo es la que se propuso en Proreforma cuando se quiso reformar la Constitución en la parte concerniente al mejoramiento de la Justicia.

En Guatemala nos urge despolitizar la Justicia en todas sus instituciones.  Y una buena forma de hacerlo es despolitizando la elección de sus máximas autoridades.  El tema de corrupción no es el único pero el corrupto no es sólo de derecha ni sólo de izquierda.  El corrupto lo es por deshonesto, no por ideología.  Y así con muchos temas de justicia.  Se ha hablado de justicia politizada y selectiva y creo que si la ha habido y la hay.  Esta elección por sorteo del próximo fiscal puede ser el inicio de la despolitización de esa institución que tan importante es en el combate del crimen en el país.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo