Este sábado en conferencia de prensa, El Pentágono aseguró que el ataque ocurrido en Siria golpeó la capacidad de Bashar al Asad de usar armas químicas.

Según el portal web de la cadena estadounidense Univisión, el director del comando conjunto de las fuerzas armadas de Estados Unidos, general Kenneth Mckenzie, aseguró que el ataque a depósitos de armas químicas en Siria fue un “éxito” y que dependerá de la respuesta del régimen de Al Asad, el que se den nuevos ataques.

McKenzie dijo que los ataques coordinados dieron en el “corazón” del programa de armas químicas sirio. Añadió que solo después del ataque, el régimen sirio disparó misiles antiaéreos  que no dieron en ningún objetivo de la coalición occidental y que por el contrario pudieron dar en blancos en su propio territorio.

El director del comando conjunto de las fuerzas armadas de Estados Unidos, indicó que, para el ataque fueron usados decenas de misiles tanto de sus fuerzas como de Francia y Reino Unido.

Otro pronunciamiento

Este sábado, en el marco de la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU convocada por Rusia, la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, dijo que, el tiempo para hablar “se acabó” y aseguró que el ataque fue “justificado, legítimo y proporcionado”.

Nikki Haley insisitó que se le dieron todas las advertencias por la vía diplomática a Siria para que no volviera a utilizar repetidamente sus armas químicas. Ahora el régimen de Bashar Al Asad recibió su respuesta por no actuar.

“Las armas químicas son una amenaza para todos nosotros”, aseveró la diplomática estadounidense, quien agregó que, el presidente Trump le indicó que si Al Asad vuelve a utilizar sus armas químicas Estados Unidos “está listo y armado”.

Trump y sus aliados bombardean Siria

Este viernes con un mensaje a la nación estadounidense, el presidente Donald Trump, anunció bombardeos en Siria en represalia por el reciente ataque supuestamente cometido por ese régimen con armas químicas contra población civil.

El ataque ocurrió desde la noche del viernes y fue dirigido contra bases militares del gobierno de Bachar El Asad.