No hay democracia sin determinación.                                                                            Julio Anguita

La fiesta cívica recién pasada está. Se conoce el porcentaje de ciudadanos que acudió a las urnas en un cuadro pacifico de sufragio. El resultado se dio en tiempo record. Y la vida diaria continua.

En los medios se observaron varias escenas, personajes votando, individuos de todas la edades, perros vigilando y los inevitables memes que como obra de mágica, brotan de la nada. El seguimiento del resultado esta por verse, y seguramente el mandato ciudadano será obedecido. Es una lección para las generaciones futuras.

Como todo efectivo y buen aprendizaje, se aprende haciendo, de manera vivencial. Los pequeños que acompañaron a sus padres o sus abuelos,  aprendieron el procedimiento, el proceso de identificación , y luego como dejar correctamente plasmada su decisión en el voto para que se tabulara después y las instancias de la democracia encaminara el quehacer.

El siete de diciembre del año dos mil, el Ministerio de Educación emitió el Acuerdo Ministerial 1745 que acuerda establecer en todas las escuelas del país el gobierno escolar, definiéndose así: “El Gobierno Escolar es una organización de los alumnos para participar en forma activa y consciente en las diferentes actividades de la escuela y comunidad, desarrollando y fortaleciendo la autoestima, liderazgo, creatividad y capacidad para opinar y respetar las opiniones ajenas dentro de un marco de auténtica democracia.”  En febrero del año 2016, con apoyo de GIZ, cooperación alemana, se publicó el libro “¡Expresémonos! Participemos y vivamos en democracia. Manual para el Gobierno Escolar de Educación Media.”  A pesar de que el acuerdo Ministerial indica que se debe aplicar desde preprimaria, (Articulo 1), recién se inicia con el nivel medio.

Sus quince competencias marco, listadas en la pagina nueve, son una indicación de comportamiento ideal para cualquier persona que participe en una democracia, desde enfatizando los valores  humanos “ Promueve y practica los valores en general, la democracia, la cultura  de paz y el respeto a los Derechos Humanos Universales y los específicos de los pueblos y grupos sociales guatemaltecos y del mundo.” Siendo esta la primera y se continua con competencias ideales no solo para un ciudadano, también para personas que aspiran a ocupar un puesto político.  Competencia siete: “Utiliza el dialogo y las diversas formas de comunicación y negociación, como medios de prevención, resolución y transformación de conflictos respetando las diferencias culturales de opinión.“  Competencia once: “Ejerce y promueve el liderazgo democrático y participativo y la toma de decisiones libre y responsablemente.” Y la última de las quince: “Vivencia y promueve la unidad en la diversidad y la organización social con equidad, como base del desarrollo social.”

Si un alumno tuviera estos preceptos, aunados a los que se quedaron sin citar, creciera con la visión firme y verdadera de ser un ciudadano que puede servir a su patria con dedicación, sin egoísmo,  dedicado al bienestar de la patria. La convivencia pacifica, con los pares y toda persona a su alrededor, afianzaría el concepto de ciudadanía y así se puede iniciar la formación de servidores públicos de todo nivel, desde un Presidente de la República, a diputados, colaboradores en las distintas instancias oficiales, a los ciudadanos en su totalidad, con una comprensión absoluta de los compromisos adquiridos para vivir en una democracia, confiados en la igualdad de derechos, obligaciones y responsabilidades,

El ejercicio cívico vivido afianza los conceptos leídos y practicados, en gobiernos escolares, y en la convivencia diaria. Una adecuada implementación de la teoría, desde la etapa de preprimaria, asegurará el crecimiento de la persona dentro de un ambiente  cívico que formará al ciudadano con el amor a su patria y sus instituciones, entregada al perfeccionamiento del país.

Es la combinación perfecta, teoría con práctica. El acompañamiento en el ejercicio cívico apoya a la formación del ser patriota, enamorado de la patria, dedicado a la nación.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo