Amikam Yalovetzky es Gerente de Ventas Senior para MediaTek en Centroamérica y El Caribe. Él se suma a los columnista de República.

La guerra entre eficiencia y potencia en dispositivos móviles – No todo es Hardware

Han pasado varios años desde que el primer True Octa y Deca-Core de Mediatek se lanzaron al mercado, y sin embargo aún existen quienes consideran que tener más núcleos significa tener un mayor rendimiento en el dispositivo, sin tomar en cuenta la eficiencia de la batería.

Ante este escenario contar con un software integrado poderoso crea el balance entre ambos mundos y el punto de equilibrio al que tanto ha costado llegar.

Actualmente es normal que uno de los atractivos que muchas veces cautiva a los usuarios es el que un teléfono tenga ‘más núcleos’, sin entender realmente el tipo de dispositivo que se tiene enfrente o cómo funciona la gestión de energía en este aparato.

¿Qué pasa si el dispositivo realmente no necesita tantos núcleos a toda hora del día?

Es precisamente por ello, que podría resultar como una solución perfecta, contar con un software de gestión que le permita al procesador administrar la eficiencia del dispositivo para que éste trabaje dependiendo de la cantidad y tipo de tareas que tiene enfrente.

Quizá te interese: ¿Cuál es la edad Gokú?

Chipset

Un dispositivo móvil cuenta con un chipset con single, dual, quad-core, Octa Core y hasta Deca Core que gestiona todos los procesos. Piensen en una autopista en donde cada núcleo es un carril, los single core solo tienen 1 carril, los dual 2 y los quad-core 4 carriles.

Claramente mientras más carriles tenga más rápido correrán los datos por esta autopista.

En los chipsets existe una energía limitada que es la batería, entonces mientras más carriles se habiliten y más sea su potencia, mayor será el consumo y menor la duración de la batería.

Precisamente por esta razón es que se deben administrar sabiamente esos carriles por donde circula la información.

De ahí surgió la idea de crear los chipsets con más núcleos. Ejemplo de ellos son el Octa y Deca-Core de MediaTek (con 8 y 10 núcleos respectivamente). La solución que encontramos fue precisamente buscar una forma en que pudieran mezclarse potencia y energía. Todo ello en un ambiente perfecto. Esto permite a los usuarios disfrutar de su dispositivo sin miedo a quedarse sin batería a la mitad del día.

Alta eficiencia

En los Octa y Deca-Core se mezcló un mayor potencial sin afectar la batería. Fue mediante la colocación de una mezcla de núcleos de alta eficiencia con otros de alta potencia que son gestionados por medio de CorePilot. Este es un software basado en algoritmos de años de desarrollo propietario que elige qué proceso se ejecuta en cada procesador.

Con CorePilot pudimos organizar los procesos para que utilicen todos los recursos más eficientemente. Que elija correctamente qué potencia necesita cada aplicación. Así asegurará que se utilice la menor cantidad de energía necesaria. Buscará no afectar el funcionamiento o la potencia de un dispositivos.

CorePilot puede aumentar la eficiencia del consumo de batería hasta un 40%. Brinda también un mejor desempeño de hasta 200% más.

De esta forma, la guerra por los procesadores tomó un giro hacia la forma en que se gestionan los procesos. Los tamaños de procesadores siguen reduciéndose, teniendo más poder y convirtiéndose en el cerebro indispensable de cada uno de los dispositivos.

Lee también

Android Go: ¡En este 2018, smartphones para todos!