A veces cuestiono las decisiones ajenas con casi la misma facilidad que las mías. En el trabajo me pongo hipervigilante. La incompetencia no me ofende tanto como la negligencia deliberada.

Pero bueno, es mejor enfocarse en lo propio, dejar que otros caven su propia tumba, laboral o la que sea. “Time might change me, but i can’t change time”. Rockandrollers, pongan atención.

El gobernante de la gorra del eslogan engañoso vive en una realidad muy cómoda. Su esposa lo detesta, no puede comprar su afecto. Su amor es falso y de plástico. Podría sentir mal por él, pero luego recuerdo que defendió a los nazis de Charlottesville, Virginia, que tomó como broma su participación en las acciones de ayuda en Puerto Rico, y bueno… sé que es el coche al que le llegará su sábado. Cancelemos su Twitter, eso sí, por favor.

Quizá te interese: Perder lo que no podés recuperar, La canción pesa: Fix You (Coldplay)

Hoy encontraron culpable a un violador, por cierto. Alguien a quien habrán visto en la televisión por cable, si crecieron en los ochentas. Bill Cosby. No creo que le esperen muchos suéteres Cosby en prisión. Quizás si en algún momento hubiera escuchado el trabajo en solitario de John Frusciante (aquí presente con Scratches), hubiera recapacitado y se habría guardado las drogas, su masculinidad tóxica en los pantalones.

Entres las canciones clásicas de este listado (clásicas para mí), incluyo Let Her Cry del disco Cracked Rear View (Hootie & The Blowfish), así como la guatemalteca El Vaso del mítico Mil palabras con sus dientes (Bohemia Suburbana), una versión en vivo de Changes también (David Bowie). Voces frescas (Phoebe Bridgers, Kid Cudi, Lana Del Rey) cohabitan con otras más veteranas (Draco Rosa, Fito Páez, Charly García y Luis Alberto Spinetta). Todos tienen un lugar en la mesa. El bufet está sabroso. Sírvanse, pues, la comida es de verdad.

Escucha el playlist aquí

Lee también

Perder lo que no podés recuperar, La canción pesa: Fix You (Coldplay)