Que polarizada está Guatemala, para todo. En lo único que coincidimos es en decir que todos estamos en favor del combate a la corrupción pero en el cómo combatirla tenemos grandes diferencias. Esa creo que es la base sobre la cual pasan cosas inverosímiles, irracionales, verdaderamente absurdas.

Si la polarización he notado alcanza las familias, con las nuevas generaciones que han crecido en una Guatemala completamente distinta a la de mi generación, lejana a la guerra, que nos sorprende que tengan algunos una visión poco apegada a la lógica y a la realidad. Es por eso que hoy día es fácil que se les convenza de que por ejemplo la soberanía o la Constitución no son tan importantes, que la Ley se puede acomodar al gusto del cliente, o a pensar que todo se vale con tal de lograr el fin último.

Esto explica cómo es posible que crean que hay delito cuando no lo hay en diversos casos, y que no lo hay cuando sí. Ejemplo, caso Bitkov. El abuso de autoridad, la violación a la Convención de Palermo y a la ley interna del migrante incluyendo artículos del Código Penal son pasados por alto, para justificar los abusos cometidos contra los cuatro integrantes de la familia Bitkov, incluyendo un niño de 3 años nacido en Guatemala. Ah, pero es que la lucha contra la corrupción lo justifica todo. Ahora ignorando completamente el dictámen de la Corte de Constitucionalidad, que cuando quieren es absoluta y cuando no quieren no, ahora condenan al Igor Bitkov a otro proceso violando nuevamente la Convención de Palermo y todos los artículos que regulan la ley del migrante. Ah, pero a los mareros salvadoreños con documentos de Guatemala si los dejaron en paz. Se me hace que Rusia ya le prometió a la CICIG que le dará todo el financiamiento que le quiten los Estados Unidos de América.

Mientras que no se ve como crimen lo acontecido por parte de las autoridades, ven como delito lo que no es. Veamos el tema de financiamieto ilícito. A Obama lo multaron por financiamiento ilícito. Financiamiento que si bien fue de origen lícito, no declaró. Ah pero en Guatemala queremos cárcel para eso mismo. Ridículo es decir poco. Ah, pero los millones de la UNE y otros partidos que han sido financiados por el mismo grupo de empresarios, por ejemplo, no son motivo para que se rasguen las vestiduras.

Luego lo de Monzón, el aclamado colaborador eficáz de CICIG en cuyo testimonio se basan muchas acusaciones contra diversos individuos, y que ahora resulta que es un mentiroso. Mentiroso, ahora, a conveniencia, porque ha metido de cabeza en el aro de la corrupción a los principales medios de comunicación. Ah pero al igual que fue desestimada su declaración contra Thelma Aldana seguro serán desestimadas sus declaraciones contra los medios, porque el tema es a conveniencia. Esa es otra gran contradicción de la semana. Para unas cosas Monzón está diciendo la verdad, y para otras, no.

Y finalmente el tema de la huelga de los maestros. Que decir… ¡Tanto! La calidad de buena parte de los enseñantes en Guatemala no es mala, es pésima. A excepción de algunos que si lo son por vocación y aman enseñar a mentes hambrientas de conocimiento, los que han estado en la Plaza de la Constitución usándola como sanitario, dejándola sucia y apestosa, mucho tienen que aprender de las personas de la Terminal que la dejaron limpia y sin daños de ningún tipo. ¿Qué se puede esperar que enseñen a los niños? Mientras que la manifestación multitudinaria de la gente de la Terminal fue un ejemplo a seguir de manifestación pacìfica, la de los enseñantes dista mucho de tener sentido, propósito (que no sea provocar a las autoridades), esta manifestación de los poco ilustres enseñantes deja de manifiesto que lo que seguro transmiten a sus alumnos debe ser terriblemente negativo.

Y sin embargo, no todo está perdido. Guatemaltecos menores de muchos centros educativos si fueron a clases porque muchos enseñantes optaron por impartir sus clases. Obvio, los del sindicato los van a amenazar y acosar por no apoyar la huelga. Demostrando así que lo que menos les importa es la educación de los guatemaltecos.

Gracias debemos dar a las madres que desde su casa tratan de transmitir valores y principios a sus hijos. Dios las bendiga en este su dia y siempre.

República es ajena a la opinión expresada en este artículo