El Real Madrid tiene como objetivo principal ganar la final de la UEFA Champions League el 26 de mayo en el estadio de Kiev, donde enfrentarán al Liverpool para salvar una pésima temporada en el torneo de liga y la Copa del Rey.

Los madridistas son optimistas en conquistar su tercera orejona seguida, pero si no la llegasen a ganar, esta se convertiría en una de las peores campañas del club, debido a que fueron eliminados tempranamente en el torneo de copa y perdieron la liga frente al Barca.

A los de Madrid, no les ha hecho gracia la forma en que el Barcelona ganó La Liga, donde a falta de dos partidos para el término del torneo, el equipo blaugrana los supera por 18 puntos y el Atlético de Madrid también están por encima de ellos por 3 unidades.

El encuentro de este miércoles frente al Sevilla fue la gota que derramó el vaso al caer por un marcador de 3 goles por 2, continuando con los malos partidos y reflejando un mal juego de los de la capital de España, que piden terminar la temporada para realizar cambios.

Barcelona y Real Madrid continúan con los roses después del clásico

Motivo y cambios

Parte de los análisis de la directiva del Real hablan de un exceso de preparación para el arranque del campeonato y un considerable bajón físico y anímico en los meses siguientes, sin capacidad de reacción, a excepción de la Champions League, informó el diario Marca.

El Real Madrid tendrá como última prueba la final de la Champions, luego de esto varios de sus jugadores se incorporarán a sus selecciones para la preparación del Mundial de Rusia, que inicia a mediados de junio del presente año.

Tras el Mundial de la FIFA, se estarán confirmando las ventas y compras para renovar la plantilla y competir en los tres grandes eventos de la temporada 2018-2019, donde esperan volver a levantar una Copa del Rey o un campeonato de liga.

Entre las bajas se menciona a Gareth Bale, Karim Benzema, Keylor Navas e Isco, entre otros. Las incorporaciones a la plantilla son aún duda, pero ya se está hablando del brasileño Neymar, el inglés Harry Kane y el egipcio Salah.

También puedes leer: