Este sábado se cumplen 25 días de crisis en Nicaragua y lejos de verse una solución, aumentan las protestas contra el régimen de Daniel Ortega, a quien acusan de la muerte de al menos 45 personas, la mayoría estudiantes, así como de la detención de 200 y la desparición de un número no determinado de nicaragüenses.

La noche del jueves se registró otro ataque atribuido a las fuerzas armadas que dejó dos estudiantes fallecidos y el viernes volvieron los enfrentamientos y las principales ciudadades de Nicaragua amanecieron con bloqueos y manifestaciónes.

En medio de esta crisis el gobierno pidió la mediación de la Iglesia Católica para convocar al diálogo, pero todavía no hay avances y la presión interna sigue creciendo. Además, organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), piden a Ortega aceptar el ingreso de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para verificar la situación del país.

Los obispos, previo a convocar al diálogo, piden:

  1. Permitir el ingreso de la CIDH
  2. Suprimir los cuerpos paramilitares
  3. Detener la represión
  4. Mostrar voluntad de diálogo

Rechazo a la policía

Los departamentos donde se registraron los mayores hechos de violencia fueron Chinandega, Granada, León, Managua, Masaya y Rivas en el Pacífico, así como Estelí y Matagalpa en el Norte.

Mientras en las ciudades de Masaya y San Juan de La Concepción los enfrentamientos se mantenían al amanecer de este sábado, en Matagalpa la población celebró la expulsión de fuerzas de choque orteguistas y de la Policía Nacional, indican las agencias de prensa como EFE.

  • Te sugerimos leer:

Corea del Norte desmantelará campos de pruebas nucleares