Versión Deluxe es el blog de música de Luis Fernando Alejos y República.  

Están por cumplirse los veinte años desde el lanzamiento de Adore (1998), el cuarto álbum de la banda estadounidense The Smashing Pumpkins.

No había otra forma de apartarse del monstruo exitoso y atómico llamado Mellon Collie and The Infinite Sadness, que verse al espejo, sacar la ropa más negra posible y descubrirse más distintos que nunca. El baterista co-fundador fue despedido, mientras vivía una etapa auto-destructiva.

Acompáñenme a escuchar esta triste, gótica, historia. “We must never be apart”. El sueño puede esperar. Ava Adore, un arquetipo femenino para un hombre oscuro. Emociones conflictivas. “Your life is not your own”. Crestfallen es una plegaria bella, una derrota  musicalizada.
Días transcurren. Necesito aromaterapia. Estoy consciente de mis sutiles obsesiones. To Sheila es poesía atemporal. La despedida necesaria de amistades. El amor y la entrega. “Julio y Tenoch dejaron de frecuentarse”.

“You’re gonna see this through, don’t let them get to you”. Shame, pista 12 del album. El amor es bueno, bondadoso, está borracho todo el tiempo. Alguien es responsable de nuestras lágrimas. Sentimos vergüenza.
“May you rise as you fall”. Somos una página en blanco, el momento de esperanza, la fuente de dolor también.

Blank Page resulta una de las canciones más tristes y hermosas que jamás he escuchado. For Martha también (una oda a la madre de Billy, entonces recién fallecida) tiene un impacto que trasciende el rock alternativo. Bien pudo haber formado parte del repertorio de Johnny Cash. Dato curioso: Matt Cameron (Soundgarden, Pearl Jam) toca en esta canción.

En una entrada de hace 10 años, en el blog de Billy, escribe: “Fue algo muy ingenuo de intentar; crear un álbum que sonara tan diferente al anterior, y que abordaba tan abiertamente el duelo y la pérdida… D’arcy [Wretzky, la bajista original] fue en particular crítica de siquiera llamarlo un álbum de los Pumpkins. Creía que debió ser mi primer disco
solista”.

Adore, un juego de palabras que pocos entendieron hace 20 años, es uno de mis discos favoritos de una de mis bandas predilectas. La vulnerabilidad de las letras, el sonido híbrido, la sensación de incertidumbre que causaba la ausencia de Jimmy Chamberlin.
Entraron por una puerta con riesgos de todo tipo, acción que no me resulta ajena (para muestra, googlear la novela corta que publiqué en línea, A puerta cerrada, hace 9 años). En mis últimos momentos espero recordar la frase de For Martha: “If you have to go don’t say goodbye, if you have to go don’t you cry, if you have to go I will get by, I will follow you and see you on the other side”.

Trato de no pensar en situaciones tan densas pero inevitables, como mi propia muerte, pero el soundtrack de nuestra partida es un ejercicio personal interesante. Nota mental, hablar de esto con ella. Ojalá el otro lado suene a For
Martha y Blank Page. Quisiera creer que merezco eso al menos.

Adore, un juego de palabras que pocos entendieron hace 20 años, es uno de mis discos
favoritos de una de mis bandas predilectas.

Escucha el álbum completo aquí:

https://open.spotify.com/album/7FI91iB3E4iXZV5hCEEhlc

  • Te sugerimos leer:

La canción pesa: Sing about me, I’m dying of thirst (Kendrick Lamar)