Tapachula la ciudad fronteriza, en el sureño estado de Chiapas, entre México y Guatemala, que es más conocida por el problema migratorio de centroamericanos que cruzan ilegalmente buscando llegar a Estados Unidos, también es una aduana importante por la vía terrestre en Ciudad Hidalgo. Hoy sería además una plaza de Liga Mexicana de Futbol, pero en un caso único en el mundo, les sería prohibido ese derecho.

Los Cafetaleros de Tapachula se convirtieron en la sorpresa agradable del futbol mexicano al conquistar primero el Clausura 2018 del Ascenso MX, venciendo a los Leones Negros de la UDG, y una semana después, la gran Final por el Ascenso ante los Alebrijes de Oaxaca. Se trata de una franquicia fundada en 2015 y que en 2018 amplió su estadio para tener una capacidad mayor a los 20 mil aficionados.


Los requisitos para ascender

En una decisión calificada como injusta por el medio deportivo mexicano, la Liga MX decidió a mediados de 2017 que aquellos equipos que quisieran ascender desde la segunda división, deberían contar con un certificado, que se obtenía llenando una serie de requisitos. Uno de los más importantes, era contar con un estadio que tuviera una capacidad mayor a 20 mil personas.

Sin embargo, sólo dio unos pocos días para poder cumplirlo, dejando sin tiempo a las franquicias para aspirar al Ascenso. Además le exigían solvencia moral a sus propietarios y todo un organigrama de fuerzas básicas y equipos femeniles.

Tapachula remodeló su estadio mientras se desarrollaba el Apertura 2017, pero para la Liga MX lo hizo fuera del plazo y por ello no le concede el certificado ni el derecho a ascender. Sin embargo al descender Lobos BUAP, se abrieron múltiples hipótesis sobre quien ocuparía la plaza 18 en Primera División, pues aún es incierto si los poblanos pueden pagar los 120 millones de pesos a Tapachula para quedarse con su lugar.

Ven gesto de cinismo

El Presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Decio de María, felicitó en su cuenta de Twitter a los Cafetaleros por la obtención del campeonato. Ese gesto fue considerado como un acto de cinismo por los usuarios del medio social al acusar que se trata de una burla hacia un equipo que no puede ascender y no sabe si recibirá los 120 millones de pesos que deberían ser su premio.

La siguiente semana podría ser clave para saber si Tapachula tiene alguna esperanza o si los Lobos BUAP se quedarán en el máximo circuito del futbol mexicano.

  • Te sugerimos leer:

El Barsa llega tarde al rescate del récord