Daniel Ortega autorizó el ingreso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para verificar los hechos registrados durante casi un mes en Nicaragua y que han dejado decenas de muertos.

Tras la solicitud de la Iglesia Católica y organizaciones civiles, el régimen de Ortega envió una carta a la Organización de Estados Americanos (OEA), por medio de la cual expresa su anuencia para que la CIDH llegue al país en una visita In Loco (en el sitio).

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada Colindres, envió la carta a la OEA y esta organización, por medio de su secretario general, Luis Almagro, comunicó que recibió la misiva.

La carta con fecha 13 de mayo y con copia al secretario general de la OEA, Luis Almagro fue dirigida al secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao.

Casi un mes de protestas

En su invitación para ingresar a Nicaragua le dice que la misma tiene como fin que pueda observar In Loco situación de derechos humanos en el país en el contexto de los sucesos del 18 de abril a la fecha Moncada.

El Canciller asegura que el gobierno de Ortega se compromete a facilitar y brindar la asistencia necesaria durante su estadía en Nicaragua, con el propósito de realizar su trabajo sin contratiempos.

La entrada de la CIDH era una de las condiciones para instalar la mesa de diálogo, para que investigue la grave situación que ha cobrado la vida de varias decenas de personas, en su mayoría jóvenes.

Algunas organizaciones consideran que el número de víctimas ya supera las 60, pero no existe una cifra oficial. También es incierto el número de desaparecidos durante esta crisis que casi cumple un mes.

  • Te sugerimos leer:

Estados Unidos abre su embajada en Jerusalen