“Esta no es una mesa de diálogo, esta es una mesa para negociar su salida”, le dijo con tono potente el estudiante Lesther Alemán al presidente Daniel Ortega durante la primera reunión entre autoridades y organizaciones civiles que buscan una salida a la crisis que agobia a Nicaragua.

El estudiante fue directo, le dijo al presidente Ortega que ese sector de jóvenes ha puesto las víctimas durante las manifestaciones que llevan un mes y que por ello debería comprender que la población ya no lo quiere en el poder.

El mandatario, durante el encuentro, trató de inculpar de los desórdenes a los estudiantes de los que dijo no son “santos”, pero los asistentes le replicaron que los fallecidos eran estudiantes, no delicuentes.

Lesther Alemán le dijo a Ortega que ordenara de inmediato el cese de la represión contra quienes protestan, en especial contra el gremio estudiantil.

Sacó toda la presión

Luego del emotivo discurso, el estudiante se fundió en abrazos con otras personas y lloró. La emoción fue evidente en todo el salón donde se realiza el diálogo que está bajo la dirección de la Iglesia Católica, que también ha solicitado al Gobierno que cese la represión contra los inconformes.

  • Te sugerimos leer:

Lluvias causan estragos en Xela