Tres horas de copiosas lluvias causaron estragos en varias zonas de Quetzaltenango. Las calles y avenidas se convirtieron en ríos y algunos conductores quedaron atrapados dentro de sus vehículos porque las fuertes correntadas impideron circular.

Los menos afortunados vieron cómo sus automóviles eran arrastrados y muchas familias intentaron en vano evitar que el agua ingresara en sus viviendas. Otras personas solo veían pasar la gran cantidad de agua y buscaban cómo apartarse de las corrientes.

Las lluvias iniciaron a eso de las seis de la tarde y fueron menguando hasta las nueve de la noche, indicaron habitantes de la cabecera departamental.

Es común que todos los inviernos gran parte de la ciudad se inunde, sobre todo la parte baja o cercana a uno de los zanjones que cruzan las zonas de Xela, pero las lluvias de este miércoles sorprendieron a los vecinos.

El medio La Verdad de las Noticias, indicó que los socorristas de la Cruz Roja atendieron a siete personas afectadas  en la zona 1 de la cabecera departamental, lo que fueron atendidos por crisis nerviosa pues se asustaron al ver las inundaciones.

Suspenden juego de futbol por las lluvias

Para el miércoles en la noche estaba previsto el juego de semifinales entre Xelajú y Sanarate, pero el encuentro fue suspendido porque el campo quedó inundado tras las fuertes lluvias.

El partido fue trasladado para este jueves a partir de las once horas. El encuentro es el primero de dos episodios para definir al equipo que disputará la final del futbol nacional contra el ganador de la llave entre Cobán Imperial y Guastatoya.

  • Te sugerimos leer:

Muere el cineasta guatemalteco Eduardo Spiegler