Con esto dotaría a no menos de 65 mil estufas ecológicas a personas de escasos recursos en el país. Esto fue anunciado por este jueves por el gobernante quien asistió a un encuentro con la Alianza Global para Estufas Limpias, en donde también participaron Gunilla Carlsson, ministra de Desarrollo y Cooperación de Suecia, y Lilianne Plumen, ministra de Comercio y Cooperación de Los Países Bajos, quienes buscan incrementar el uso de estos artefactos en Guatemala para reducir la utilización de leña.

‘Nuestro compromiso serán aproximadamente Q40 millones, el resto de los recursos saldrían de la alianza por las estufas limpias. Guatemala consume al menos 52 por ciento de madera para cocinar anualmente, y esto es preocupante para el medio ambiente’, declaró a periodistas el gobernante.

Ambas instancias anunciaron en julio pasado que se presentaría una estrategia para que unos 2 millones de familias tengan acceso a estufas mejoradas, con el fin de reducir la utilización de madera para cocinar alimentos.

Pérez Molina se reunió con la directora ejecutiva de la Alianza, Radha Muthiah, para que en conjunto con el Gobierno de Estados Unidos se diseñe la estrategia que permita el uso de estufas mejoradas y limpias para contrarrestar la deforestación y contribuir con la salud en el área rural del país centroamericano.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dos tercios de la población guatemalteca, estimada en unos 15 millones de habitantes, usa leña, mientras que el 30% de las enfermedades respiratorias en mujeres y niños son provocadas por el humo y la sustancia crasa y negra (hollín).

El diseño del plan, que también será coordinado por los ministerios de Desarrollo Social y Energía y Minas, buscará poner en marcha la estrategia que permita llevar desarrollo a las comunidades más alejadas del país.