Las reservas de crudo aumentaron más de lo previsto por los analistas la semana pasada en Estados Unidos, según las cifras publicadas por el Departamento de Energía (DoE) este miércoles.

Las reservas de crudo registraron un alza de 5,5 millones de barriles a 363,7 millones en la semana que terminó el 27 de setiembre, mientras que los expertos interrogados por la agencia Dow Jones Newswires preveían un alza de 2,1 millones de barriles.

Estos stocks, que habían registrado un aumento de 2,6 millones de barriles la semana anterior, disminuyeron 0,3% en comparación con su nivel de hace un año, precisó el DoE.

Por su parte, las reservas de productos destilados (entre ellas diesel y fuel oil para calefacción) bajaron 1,7 millones de barriles a 129,2 millones, cifra superior a la caída de 600.000 barriles prevista por los analistas.

Estas existencias están en alza de 4,1% en un año.

Las reservas de gasolina registraron un crecimiento de 3,5 millones de barriles a 219,7 millones, mientras que los expertos peveían una caída de 600.000 barriles.

En comparación con su nivel de hace un año, estas reservas están en alza de 12,1%.

Las reservas del complejo de Cushing (Oklahoma, centro-sur), donde el crudo que sirve de referencia al WTI se había acumulado a principios del año, se mantuvieron en su nivel de la semana anterior, en 32,8 millones de barriles.

Considerando todas las categorías, las reservas de crudo aumentaron en 5,0 millones de barriles.

En las últimas cuatro semanas, Estados Unidos consumió 19,0 millones de barriles de productos petroleros por día, un 3,8% más que en igual periodo del año pasado.

Las refinerías enlentecieron su ritmo de trabajo la semana pasada, funcionando a 89,0% de su capacidad contra 90,3% la semana anterior.

Hacia las 15H00 GMT, el barril de ‘light sweet crude’ (WTI) para entrega en noviembre ganaba 1,34 dólares a 103,38 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex), tras haber iniciado la jornada en baja.