Según dio a conocer el Programa Nacional de la Competitividad (Pronacom), la actividad contó con la asistencia de miembros de la academia, grupos de mujeres, asociaciones juveniles, tanques de pensamiento, periodistas, columnistas y representantes del sector privado, entre otros.

A través de mesas de trabajo, organizadas según los ejes temáticos del plan, los asistentes socializaron la propuesta con apoyo de moderadores, quienes les dieron a conocer los detalles del plan y abrieron un espacio para recopilar observaciones.

Carlos Raúl Morales, Canciller, ofreció el mensaje de bienvenida a los invitados y resaltó la importancia del Plan para la Prosperidad para la política exterior de Guatemala.

Por su parte, Juan Carlos Paiz, Comisionado Presidencial para la Competitividad e Inversión, explicó que “el Plan para la Prosperidad del Triángulo Norte es un aporte importante que recibirán los países. Guatemala, Honduras y El Salvador seguirán trabajando en su visión país, la diferencia será que el aporte de Estados Unidos permitirá crecer de manera más rápida, generando resultados tangibles con mucha mayor eficacia”.

Las mesas contaron con la participación de autoridades de gobierno, dentro de los que se pueden mencionar Cynthia del Águila, Ministra de Educación; Sergio de la Torre, Ministro de Economía; Luis Enrique Monterroso, Ministro de Salud; Dorval Carías, Ministro de Finanzas; Mauricio López Bonilla, Ministro de Gobernación; y delegaciones de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan).

Las observaciones de cada mesa temática serán recopiladas en un solo documento que servirá en el próximo encuentro del Triángulo Norte, dentro del marco de la Cumbre de las Américas el próximo 9 y 10 de abril, en la Ciudad de Panamá. Se espera que cada país obtenga los insumos de la sociedad civil en un ejercicio similar.

El Plan para la Prosperidad para el Triángulo del Norte incluye a Guatemala, El Salvador y Honduras y espera generar 600,000 nuevos empleos, alrededor de 200,000 para Guatemala. Estados Unidos gestiona actualmente una donación de US$5,000 millones para apoyar a los países integrantes y detener así la migración.