Mediante las investigaciones que realiza la fiscalía distrital de Suchitepéquez se coordina un allanamiento en una finca de Cuyotenango; esto con el objetivo de localizar indicios que ayuden a esclarecer el homicidio de un administrador de una finca. El hecho ocurrió en el año 2014.

En el registro que coordinan los fiscales localizaron tres escopetas en el interior del inmueble. No había ninguna persona, por lo que no se registraron aprehensiones.

Los investigadores informaron que el resultado de la diligencia judicial es positivo, pues se sospecha que las armas de fuego incautadas podrían ser las que utilizaron para asesinar al administrador.

Las tres escopetas fueron enviadas al laboratorio del Instituto Nacional de Ciencias Forenses para comparar con las pruebas que recopilaron en la escena del crimen.