De acuerdo con los Bomberos Voluntarios, Américo Cayetano Gudielmo conducía su automóvil cuando sujetos armados lo bajaron y le dispararon sin importar que sus tres hijos menores viajaban con él. El hecho ocurrió en una carretera de terracería que conduce de la aldea Santa Rosita a Villa Canales.

El hijo más grande de Barillas, de 8 años, dijo a las autoridades que junto a sus otros dos hermanos 6 y 5 años, viajaban con su padre atrás del automóvil. Los tres dormían y resultaron ilesos del ataque.

“El ruido de un disparo nos despertó y cuando salimos a ver, mi papá estaba tirado en el suelo”, fueron las palabras del niño.

La hija de 5 años dijo que se encontraban en ese lugar, en búsqueda de una mujer para que trabajara con ellos, ya que su padre se dedicaba a la mecánica. Cayetano Gudielmo vivía junto a sus tres pequeños en la colonia Toledo, en zona 11 de la capital. El menor mencionó que ya no viven con la madre.

Las autoridades se encuentran a la espera de la Procuraduría General de la Nación para determinar el futuro de los tres menores.