Esta tecnología permite poner fuera de servicio a páginas web y ayuda así a China en su célebre estrategia de la “Gran Muralla” (“Great Firewall”), en referencia a la Gran Muralla de China, que es el nombre dado al sistema de supervisión y de censura de Internet de Pekín, indica un informe del Citizen Lab de la Universidad de Toronto.

“Si bien la infraestructura del ataque se sitúa a nivel de la ‘Gran Muralla’, fue realizado por un sistema diferente, con otras capacidades y otra concepción, que fue nombrado ‘gran cañón’ (‘great cannon’)”.

“El ‘gran cañón’ no es sólo una extensión de ‘la Gran Muralla’, se trata de una técnica de ataque distinta que desvía el tráfico” hacia o desde una dirección IP personal, añaden los universitarios, que fueron asistidos en esta investigación por la Universidad de California (oeste de Estados Unidos) y de Princeton (Nueva Jersey, este).

El informe apoya además a la organización de activistas GreatFire que afirmaron el mes pasado que China buscaba poner fuera de uso -utilizando principalmente ataques llamados DE “denegación de servicio”- sitios “espejo” que ofrecen contenido bloqueado por el Internet chino, como las noticias del New York Times.

Los investigadores del Citizen Lab dicen que han encontrado “pruebas irrefutables de que el gobierno chino utiliza el ‘gran cañon'”, algo que Pekín niega categóricamente.

Utilizar una herramienta como ésta “representa un cambio mayor en las tácticas” y “requiere la autorización de los más altos niveles del gobierno chino”, sostienen.

por AFP

foto: Sinistra Ecologia Libertà/Flickr