Ayer, mientras se realizaba una sesión en la cámara de diputados de Brasil, un hombre -quien no ha sido identificado- soltó varios ratones. Los legisladores, en ese momento, debatían el caso de corrupción de Petrobras.

Mientras el tesorero del Partido de los Trabajadores (PT) ingresaba al lugar, los ratones fueron liberados, cerca del comité que investiga el escándalo.

Los pequeños animales alarmaron, tanto al personal del Congreso como a los periodistas que se encontraban en el lugar.

Mientras tanto Jorge Sola, del PT, afirmó que: “El diputado delegado (Waldir Soares de Oliveira del partido opositor PSDB) pidió la palabra, llamó a la policía e hizo una señal para que un compinche soltara unas ratas aquí”. Dijo, además, que el hecho debía quedar registrado en el acta.

De Olviera, por otro lado, negó la acusación.