El Juzgado de Primera Instancia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Santa Rosa, ligó a proceso penal y envió a previsión preventiva a Roberto Morales Monzón, gerente general de mina San Rafael por el delito de contaminación industrial. La compañía minera apelará a la decisión del juzgado, ya que el fallo no es proporcional ni consistente con lo que está siendo investigado por el Ministerio Público.

A través de un comunicado de prensa, la empresa minera asegura que opera de manera ética bajo estándares  nacionales e internacionales. “El cuidado y manejo de los recursos naturales siempre se ha hecho de acuerdo a la legislación guatemalteca y ha sido supervisado por las autoridades correspondientes, quienes han manifestado en diferentes oportunidades que nuestra operación no genera impactos negativos en los recursos naturales”.

Por esto, la empresa considera que el fallo del juez relacionado al envío a prisión preventiva del gerente general ha sido exagerado, y no responde a la gravedad del supuesto delito; no es consistente con lo que la legislación guatemalteca establece al respecto.

De acuerdo con Andrés Dávila, portavoz de la minera, las evidencias no soportan las denuncias de contaminación industrial. “Las muestras tomadas antes y después de la que está siendo investigada por el MP comprueban que Minera San Rafael opera cumpliendo con la legislación guatemalteca”, indicó.

Dávila dijo que al gerente general se le envió a prisión porque el querellante en el caso refirió que podría existir peligro de fuga u obstrucción a la justicia, algo que se considera una extralimitación del fallo, por no ser consecuente con lo que la legislación establece para estos casos. “Es exagerado”, concluyó.