La ayuda que organizaciones internacionales trasladan al país y que forma parte de redes transnacionales de cooperación es canalizada en varios casos por personas que militaban con la guerrilla y que ahora, por medio de Organizaciones No Gubernamentales (ONG), utilizan esos recursos como una manera de subsistir.

Es un secreto a voces las pugnas respecto a la búsqueda de fondos internacionales para desarrollar  proyectos y la cuentadancia es estricta. Esto llega a tal punto que al organizar actividades como jornadas de capacitación, talleres y conferencias, nunca falta la insistencia para que los presentes firmen hojas de asistencia, lo cual les servirá a ellos para informarle a sus financistas respecto a la incidencia de sus convocatorias.

El posicionamiento ante la opinión pública tiene toda una estrategia de comunicación en donde hasta los días en que harán los pronunciamientos resultan importantes. Esto incluye marchas, colocación de listones, seguimiento a casos de alto impacto y conferencias de prensa en momentos clave, incluso domingos.

Algunos cobraron notoriedad durante los procesos de postulación que se desarrollaron entre este y el año pasado, a tal punto que los comisionados dejaron entrever que si no quedaban los candidatos de estos sectores, estos no estarían contentos. Denunciaron anomalías que al final fueron desestimadas en los tribunales respectivos.

Como hemos visto en las entregas anteriores de este tema, parte del financiamiento proviene de la Unión Europea (UE). Para muestra, dicho conglomerado estipuló una inversión no reembolsable de 1,498.3 millones de euros   para toda la región de Centroamérica (CA) de 2002 a 2013.

“Adicionalmente a esta cooperación técnica y financiera, la UE destina anualmente un monto variable para financiar proyectos de cooperación con actores no estatales (tales como ONG, fundaciones, autoridades locales, municipalidades, universidades, centros de estudios, etc.) en diferentes áreas como derechos humanos, democracia, seguridad alimentaria, educación, salud, medio ambiente, migración y asilo, etc”, indica un reporte sobre los programas de cooperación que impulsan en la región.

Al observar el comportamiento y los factores alrededor de las organizaciones tras su paso de las filas subversivas hacia la tendencia oenegera, se descubre que cada actor se desenvuelve de una manera que no presenta jerarquías y se mantiene la tendencia del flujo de recursos hacia la conocida como profesionalización de la protesta, un discurso que influye en la agenda y la presión hacia políticas que les trae beneficios a estas organizaciones.

El activo más importante de estos movimientos es el discurso y lograron acaparar el respaldo de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navy PillaINFORME DEL COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDASy, y su representante en Guatemala Alberto Brunori. Este último recalca que existe deuda social con los pueblos indígenas y ha emitido comentarios respecto a la conflictividad social que vive el país, por ejemplo, los sucesos de Santa Cruz Barillas, Huehuetenango, y las muertes de campesinos en Totonicapán.

También se observa la participación de la Iglesia Católica y de varios dirigentes en la lucha social, como el caso del Obispo de Huehuetenango, anteriormente de San Marcos, Alvaro Ramazzini. Estudios reflejan que la devoción hacia la religión puede ser mal utilizada con fines de manipulación. Hay testimonios de religiosos que hacen creer a la comunidad que la muerte de animales se debe a la presencia de torres de alta tensión o líneas de transmisión eléctrica.

Estas son algunas de las organizaciones guatemaltecas que obtienen recursos de la cooperación internacional:

Fundación Sobrevivientes

La Fundación Sobrevivientes tiene como objetivo institutional luchar por los derechos de las mujeres con la misión de “erradicar cualquier forma de violencia contra las mujeres, luchando contra la impunidad y brindando a las víctimas, apoyo legal, consejería y programas especiales que les ayuden a tener una vida mejor.”

Su fundadora Norma Cruz, dijo en una entrevista con el matutino Nuestro Diario “nunca voy a negar mi pasado. Tomé la opción de alzarme al movimiento revolucionario muy niña. Creía que se podían cambiar las injusticias. Entregaba los comunicados de prensa a los medios de comunicación. Parecía una tarea sencilla, pero si era sorprendida hasta podría haber sido torturada”.

SOBREVIVIENTESAl ingresar en la página de apoyo no se logra abrir el apartado en donde se mencionan las donaciones y aportes de la entidad. Sin embargo, en declaraciones publicadas en diciembre 2009 en Prensa Libre Cruz lamenta no contar con presupuesto suficiente y reconoció que reciben ayuda de la comunidad internacional porque no tenían certeza si tomarían en cuenta sus demandas en el presupuesto del Estado.

 

 Udefegua

La Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de Guatemala (UDEFEGUA) proporciona servicios a defensoras y defensores de derechos humanos para la generación de capacidades individuales y colectivas para la autogestión de riesgos y brinda apoyo integral a defensores de derechos humanos para empoderarlos en la gestión y autogestión de su seguridad.

UDEFEGUAUDEFEGUA ha aprendido el trabajo de acompañamiento que hacen organizaciones internacionales. El Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián apoyó a esta organización en 2008 y 2010, como se hace constar en su reporte de cooperación directa.

También colabora con esta entidad la Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos (AIETI), son sede en Madrid, España y según su Memoria de Labores 2010, en ese año se subvencionaron actividades en la Unidad por un monto mayor a los 50 mil euros.

 Organizaciones a nivel local

Con el discurso internacional y nacional por bandera y utilizando las estrategias que impiden la libre locomoción y estrategias de presión, tales como manifestaciones, cortes de carretera, extorsión, presencia en medios, estos grupos se constituyen como agentes de negociación y de presión local, entre estos está el Comité de Unidad Campesina (CUC).

Los cambios en las estructuras también son evidentes en estas organizaciones. Para muestra, la Coordinadora Nacional de Organizaciones Indígenas (CNOC) fue integrada en sus primeros años por el CUC, Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (CONIC), Consejo de Desplazados de Guatemala (CONDEG) y la desaparecida Coordinadora Nacional de Medianos y Pequeños Productores (CONAMPRO).

Bloqueos CodecaActualmente el CNOC está integrado por el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC) Asociación de Comunidades para el Desarrollo Integral de Petén (ACDIP), Consejo Nacional de Desplazados de Guatemala (CONDEG), Consejo Campesino KAB´AWIL y la Comunidad Indígena Xinka de Jalapa (CIXJ).

De las organizaciones que integran el CNOC, tres sobresalen debido al alto nivel de conflictividad que generan en sus áreas de operación o influencia: CODECA, UVOC y ACDIP.

La ACDIP es una instancia que coordina su trabajo con el CNOC, por ello se le conoce también con las siglas ACDIP/CNOC Región Petén. Esta asociación nació formalmente en agosto del 2007.

CODECAOtras organizaciones que reciben financiamiento público o internacional son CONIC, el Frente Nacional de Lucha (FNL) y la Fundación Guillermo Toriello. Esta última presidida por el español y nacionalizado guatemalteco Enrique Corral Alonso, quien se desempeñó como sacerdote en la Compañía de Jesús y guerrillero en el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). Participó en el proceso de negociación y en las comisiones de los Acuerdos de Paz (1996) y fue delegado de la URNG en la organización unitaria de la guerrilla desmovilizada ante el Consejo Nacional de los Acuerdos de Paz.

Red Ramazzini

Se trata de organizaciones surgidas al amparo del sacerdote Álvaro Ramazzini, obispo de Huehuetenango, relacionadas con movimientos antiminería que dirige la Iglesia Católica en Guatemala, mediante la Comisión Pastoral Paz y Ecología (COPAE).

SOBREVIVIENTESRamazzini se caracterizó por su rechazo a las empresas hidroeléctricas y mineras. Su presencia ha sido clave para la lucha de grupos sociales que se manifiestan en contra de la industria extractiva y los conflictos sociales que ahí se originaron llamaron la atención de organizaciones europeas y norteamericanas, que enviaron financiamiento para el desarrollo de proyectos de apoyo en temas de ambiente, justicia social y respeto a los derechos de los grupos nativos, especialmente para las comunidades de San Miguel Ixtahuacán y Sipacapa, San Marcos.

Entre estos están las organizaciones Mining Watch, Halifax Initiative, Rights Action y Brigadas de Paz Internacional, aportaron financiamiento para grupos en Guatemala que se oponían a la minería.

Centro de Acción Legal Ambiental y Social de Guatemala (CALAS)

Esta organización fue constituida en agosto 2000 apoyada por la Fundación Soros Guatemala para su desarrollo institucional y le dio acompañamiento durante once años, tiempo que funcionó para lograr el posicionamiento del centro.

Al inicio, Calas se dedicó a fiscalizar entidades públicas, hacer campañas de difusión e información pública y estudios sobre temas socio-ambientales.

CALASSus objetivos institucionales incluye por todos los medios permitidos en la legislación guatemalteca la protección jurídica del ambiente, de los recursos naturales, de la diversidad biológica, del patrimonio natural y del patrimonio cultural de Guatemala. Lo que en la práctica lo aplicaron en promover la cancelación de estudios, de la construcción de represas y suspensión de concesiones mineras y petroleras.

Como recientemente lo evidenció República.gt, Calas está integrada por organizaciones desplegadas en varias regiones. Sólo en Petén suman 18 organizaciones y en Retalhuleu el contacto es a través de Codeca.

Según el monitoreo realizado, esta es una de las organizaciones que más dinero internacional ha canalizado. Según información de auditorías externas de la organización que se encuentra en su página web, el financiamiento internacional y estatal sólo en los años 2009, 2010 y 2011, ha alcanzado más de Q20.2 millones.

En resumen, es necesario conocer cuál es el engranaje que sigue el financiamiento hacia los grupos sociales provenientes de gobiernos extranjeros tras la firma de los Acuerdos de Paz, siendo este el nuevo mecanismo de subsistencia de algunos militantes de izquierda que ahora se constituyen en los mercenarios de la paz.