Hayan o no administrado fondos públicos, los candidatos a ocupar un puesto de elección popular deberán presentar ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) las respectivas constancias de solvencia de cuentas pendientes que emite la Contraloría General de Cuentas (CGC).

Mejor conocidos como finiquitos, la Ley de Probidad indica que los funcionarios deben obtener esa excención al dejar sus cargos. En el proceso electoral de 2007, los magistrados del TSE resolvieron que dicho requisito no era necesario, situación que provocó el descontento popular.

En ese año la medida se adoptó debido a la tardanza de los trámites en la CGC y los delegados de los partidos políticos hicieron la solicitud respectiva al pleno de magistrados. Sin embargo, estos tuvieron que dar marcha atrás debido a las críticas que surgieron desde varios sectores.

Para el presente evento electoral, la CGC instaló un mecanismo que permite emitir dichas constancias en línea con el TSE, razón por la que los magistrados consideran que sí habrá tiempo para que los aspirantes cumplan con dicha petición.

El director del Registro de Ciudadanos Leopoldo Guerra, considera que hay tiempo suficiente para tramitar el requisito en mención. La inscripción de candidatos inicia un día después de la convocatoria a elecciones generales del 2 de mayo y se cierra 60 días antes de la primera vuelta electoral.

El anuncio del requisito fue planteado este martes a los delegados de los partidos políticos, algunos representantes consideran que el tiempo es escaso si se toma en cuenta que podrían llegar a emitirse hasta  45 mil constancias para los interesados en ocupar un puesto de elección popular.