Una actividad con salubristas que demandan el pago de sus salarios fue el escenario de un abucheo general para el presidente Otto Pérez Molina debido a que mencionó a su compañera de fórmula Roxana Baldetti.

Y efectivamente, cada vez que el nombre de Baldetti salió a relucir los asistentes a la actividad abuchearon, esto después de que se supiera que su secretario privado fuera acusado de estar involucrado en una red de defraudación aduanera.

El presidente ha evitado hablar sobre el tema y en un mensaje proporcionado a la población transmitido en los canales de televisión no aludió a la funcionaria, pero sí mencionó a Juan Carlos Monzón, su secretario privado.

Los asistentes a la actividad con Pérez son trabajadores del Ministerio de Salud, y en el parque Erick Barrondo, asistieron unas quince mil personas. Cuando el presidente afirmó: “La vicepresidenta Roxana Baldetti, que tenía un viaje al interior me pidió que les diera un saludo”, los abucheos se hicieron sonar.

La popularidad del binomio estaría decayendo, explicó Luis Fernando Chávez, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (INCEP), manifestó que se prevé la disminución de la aparición del binimo debido a la crisis institucional y la cercanía de la campaña.