Este jueves el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), informó que el economista Juan Alberto Fuentes Knight no participará en la comisión nombrada por el presidente Otto Pérez para reestructurar a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Fuentes Knight, que además es vicepresidente de la Junta Directiva del ICEFI, declinó la invitación a participar en dicha comisión por varias razones. Se mencionan porque considera la corresponsabilidad del presidente Pérez y de la vicepresidenta Roxana Baldetti en el acelerado deterioro de la SAT, así como la ausencia de credibilidad política de estas autoridades.

El economista también considera el peligro de que propuestas hechas en un contexto electoral “podrían pervertirse fácilmente y, en general, graves problemas de legitimidad del gobierno actual”.

Según Fuentes Knight también señaló que la renuncia de la vicepresidenta tendría que ser parte de las condiciones para poder crear un clima adecuado para que una comisión de este tipo pudiera trabajar y tener un impacto positivo importante.

Por su parte, ICEFI considera que es necesario conformar un proceso alternativo, abierto y transparente para discutir y acordar una hoja de ruta para lograr rescata a la entidad recaudadora. Sería un proyecto técnica y políticamente creíble, y sujeto a una amplia consulta ciudadana.

Se dijo además que en este momento, el equipo técnico y la Junta Directiva del Instituto se encuentran definiendo una propuesta de hoja de ruta para reformar la administración tributaria, la que será sometida a discusión con diversos grupos de la sociedad. Asimismo, se exhorta a la comunidad internacional, en especial a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG)  a dar acompañamiento a estas discusiones.

Señalan que la hoja de ruta que se planteará para el rescate y reconstrucción de la administración tributaria guatemalteca permitirá a la sociedad reflexionar y discutir sobre medidas inmediatas, de mediano y de largo plazo, todas sujetas al estado de derecho.

Se menciona que dichas medidas están encaminadas a fortalecer la gobernanza interna de la SAT, aumentar la transparencia y la rendición de cuentas y mejorar la gestión de los procesos, lo que evidentemente va más allá de una revisión administrativa o del directorio.

Esta institución hace un llamado a los ciudadanos y contribuyentes a “no dejar pasar esta oportunidad para exigir una administración tributaria honesta, efectiva y transparente, como parte de una sociedad justa, democrática y con mayor bienestar”.