Es muy difícil navegar y hacer sentido de toda la información y comentarios económicos cuando existen posiciones e ideas tan diferentes.  Si la economía realmente es una ciencia porque hay tanto debate sobre cosas tan fundamentales como comercio internacional o política monetaria, esto ha llevado a que muchos nieguen que la economía sea realmente científica.  Ya que este tipo de debates no se da en otras ciencias como química o física.  Dicen que en esas ramas existe certeza, mientras que en economía no.  Tenemos una preferencia por conocimiento que se puede ‘probar’ con experimentos.  Por ejemplo, para saber si la aplicación de un fertilizante ayuda al rendimiento de la cosecha, se toman dos terrenos aledaños y a un terreno se le aplica el fertilizante y al otro no, al finalizar el proceso se revisa cuál de los dos terrenos tiene un mejor rendimiento y llegamos a nuestra conclusión.  Esta forma o metodología de aprendizaje, a través de la prueba y error, y de la experimentación, ha sido aceptada casi como la única forma de conocimiento científico.  Lamentablemente en la economía la experimentación no es posible y nuestro deseo de analizar la economía con los mismos métodos que se analizan otras ciencias incrementa nuestra confusión.

 

En economía no se puede experimentar de la misma forma en que se experimenta en otras ciencias ya que lo que se está analizando es el desarrollo de las sociedades, en donde no existe forma de controlar todas la variables que están afectando el resultado.  Cuando se analiza la historia se intenta separar las distintas causas y formar argumentos de cómo cada una contribuyó al desenvolvimiento de algún fenómeno.  Por ejemplo, la inflación se genera por el incremento en la cantidad de dinero en un país, sin embargo es posible que en un tiempo determinado se incremente la cantidad de dinero y los precios no se muevan o inclusive disminuyan, cuando el resultado esperado es un incremento en los precios.

 

Y aquí se demuestra la dificultad de este tema, al observar que se incrementó la cantidad de dinero y los precios no aumentaron, ¿será entonces que la inflación no es causada por el aumento en la cantidad de dinero?  Lo más probable es que al mismo tiempo que se estaba aumentando la cantidad de dinero también estaban aconteciendo otras cosas que tienen el efecto contrario en precios, como avances tecnológicos que llevaron a aumentos en la productividad y esto contrarrestó los efectos inflacionarios del aumento en la cantidad de dinero.  Pero la historia, o los ‘hechos’, no nos dicen nada sobre la conexiones entre estas variables, solo la teoría.

 

No obstante lo anterior, muchos economistas insisten en la aplicación de métodos estadísticos y matemáticos para intentar demostrar o cuantificar las relaciones económicas.  Dichos análisis pueden contribuir mucho para nuestro entendimiento de algún periodo histórico o para intentar cuantificar la intensidad de algún fenómeno, pero es un error argumentar que es necesario ‘probar’ las teorías económicas con esos análisis o que sus resultados pueden comprobar que una u otra teoría es correcta o incorrecta.  El conocimiento en la economía es un ejercicio mental de introspección, en donde cada fenómeno debe analizarse de manera aislada, utilizando la lógica como principal herramienta mental.  La economía es diferente a otras ciencias y sus métodos de análisis deben ser diferentes, hasta que los economistas lleguen a un consenso sobre los métodos correctos, seguirá existiendo confusión dentro de los círculos académicos, lo cual lleva a confusión en política económica y a errores trágicos como el caso de Venezuela hoy en día.