El Superintendente Interino, Elder Fuentes, dio a conocer que estas acciones se derivaron de los acontecimientos relacionados con la captura de la estructura criminal que operaba desde la SAT para defraudar al fisco. “Persiguen mantener la institucionalidad y fortalecer autonomía de la Administración tributaria”, dijo.

Esperan así contrarrestar los actos de corrupción, la defraudación aduanera y tributaria, pero además fortalecer la recaudación. Fuentes detalló que se basan en operativos conjuntos de fiscalización y de auditoria interna en las principales aduanas.

“Entre otras cosas, se trabaja para minimizar tiempos y discrecionalidad en el despacho aduanero revisando la normativa de procedimiento”, explicó. También dijo que empresas, importadores y agentes aduaneros están siendo auditados.

Explicó que buscan transparentar la consulta de expedientes y de importadores habilitando una herramienta informática para que los usuarios puedan consultar o dar seguimiento en línea a sus acciones de expedientes y operaciones en el despacho aduanero.

También dijo que están optimizando el uso de cámaras de circuito cerrado en áreas estratégicas. Se quiere re ubicar dichas cámaras en lugares claves para tener mejor control.

Colaboran con investigación

Sobre la investigación en curso, señaló que se coordinan acciones con el Ministerio Público (MP) acerca de los procedimientos para obtener los datos de los importadores en el caso de La Línea, también tienen acercamientos con la CICIG.

Se hacen auditorías a posteriori de importadores involucrados para determinar cuál era el adecuado cumplimiento de las obligaciones tributarias. Acerca de la identidad de las empresas involucradas, aseguró que si la ley lo permite las darán a conocer en su momento, por lo que van a tener reuniones próximas para colaborar con el MP con la investigación.

En la actualidad, también hacen pruebas de veracidad y de verificación socio económica del personal de la SAT con el propósito de fortalecer pruebas de honestidad y confiabilidad todo el personal. Esto conlleva también verificar los activos que posee los empleados, así como referencias crediticias, entre otros. Sin embargo, dijo no tener datos concluyentes todavía acerca de los descubrimientos.

Fuentes añadió que se está rediseñando el proceso de reclutamiento de personal de nuevo ingreso. La idea es llevarlo a un sistema de reclutamiento como el que actualmente posee el Banco de Guatemala y la Superintendencia de Bancos.

Aseguró además que se están tomando acciones en cuanto a la remoción de personal de libre nombramiento, según la normativa que se tiene en el reglamento interno. No obstante, no pudo indicar en qué departamentos fueron removidos.

Niega ataque

Fuentes negó que la página de la SAT haya sido atacada o que se haya “caído” el sistema, asegurando que falló debido a una falla física. Esto a pesar de que el interventor de la Portuaria Puerto Quetzal declaró que sí había sido un ataque cibernético.

En su momento se dijo que se trató una forma de protesta contra la Vicepresidenta Roxana Baldetti, pero también se dijo que podría ser una estrategia para ocultar o borrar datos. Sin embargo, el superintendente interino dijo que están pendientes de recibir el informe técnico del proveedor de servicios cibernéticos y de la Auditoría Interna de la SAT que estuvo presente.