Karachi es la ciudad más grande de Pakistán, motivo por el cual también está lleno de perros callejeros. Este problema mantiene insatisfechos a las autoridades locales, por lo que decidieron encontrar alguna manera de desaparecer a los perros sin hogar.

Hacer un refugio de animales es caro, aseguraron las autoridades, por lo que esta opción no fue considerada. Lo más viable para ellos fue organizar una verdadera matanza de perros sin dueño, y eliminarlos de esa forma de las calles.

 

De acuerdo con las autoridades del lugar, el año pasado, al menos una 150 mil personas fueron mordidas; afirmaron además que el 20% se ha contagiado de rabia.

Al respecto, varias organizaciones pro animalistas se pronunciaron al asegurar que se trata de una matanza sin compasión, pues a diario se puede ver decenas de perros en las calles.

Al respecto, también sugirieron realizar campañas de vacunación y esterilización, para disminuir la población callejera sin recurrir a los crueles envenenamientos.