Como José Luis Montenegro Santos y Luis Fernando Zapeta fueron identificados los abogados que se entregaron a las autoridades por existir orden de captura en su contra, y quienes son señalados por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG) de pertenecer al “Bufete de la impunidad”.

El MP, con el apoyo de la CICIG, logró la desarticulación de un bufete de abogados, que el comisionado Velásquez calificó de “Bufete proveedor de impunidad”, que gestionaron las medidas sustitutivas para seis personas vinculadas con el caso “La Línea”.

De acuerdo con las investigaciones, se logró identificar a una red de abogados dirigida por José Arturo Morales, alias “Chepito”, que pretende dar apariencia de legalidad a cuestiones judiciales, gestionando las medidas sustitutivas para seis cabecillas vinculados con el caso “La Línea”.

La investigación realizada por las autoridades da cuenta de varias escuchas telefónicas que implican a un grupo de abogados que gestionaron para que la jueza Marta Sierra de Stalling dejara en libertad bajo fianza a seis señalados. Los profesionales del derecho capturados por el caso fueron identificados como José Arturo Morales, Jorge Luis Escobar Gómez y Ruth Emilza Higueros Alay.

Los abogados son señalados de varios delitos, entre ellos cohecho activo y asociaciones ilícitas. De acuerdo con el MP y CICIG, los detenidos habrían negociado con la jueza Sierra de Stalling las medidas sustitutivas que beneficiaron a implicados en el caso “La Línea”, entre ellos a dos importantes cabecillas de la estructura.