El Juez Quinto de Primera Instancia Penal decretó arraigo cautelar contra Erick Archila, exministro de Energía y Minas. La medida fue para garantizar que el ex funcionario esté en el país.

Julia Barrera, vocera del MP, manifestó que la acción responde a una denuncia interpuesta el año pasado sobre anomalías en la contratación de empresas generadoras de energía eléctrica.

Asimismo, los integrantes de una asociación de abogados promovieron una acción similar tras verificar que el ministro no acudió a una citación con los integrantes de la Comisión Pesquisidora que se integró en el Congreso tras varias denuncias planteadas por diputados sobre supuesta corrupción.

Melvin Portillo, presidente de la Asociación de Juristas por la Nación (Jurac) dijo que la renuncia del funcionario “era un triunfo para el pueblo, tras acusaciones millonarias de contratos”.

“Es una red de tráfico de influencias y corrupción”, agregó y solicitó a la Comisión Internacional Contra la Impunidad investigar las empresas beneficiadas con la supuesta corrupción.

Tras los señalamientos, Archila manifestó que es sujeto de chantaje y persecución y aseveró que renuncia a su inmunidad para ponerse a disposición de las investigaciones respectivas.