La HabanaCuba | AFP |

por Rigoberto DIAZ

“Esto es histórico, porque por primera vez en 50 años, nosotros recibimos el permiso del gobierno de Estados Unidos para viajar a Cuba”, declaró a la prensa George Bellenger, poco después de arribar al Club Náutico Internacional Ernest Hemingway de La Habana.

“Estoy muy contento de estar aquí (…), de representar a Estados Unidos y particularmente a Cayo Hueso”, añadió Bellenger.

El catamarán “Wolbem” capitaniado por Bellenger, John McCandless y Wil Kinsey, fue el primero en cruzar la línea de meta, en la entrada del canal del club Hemingway, de las cuatro embarcaciones Hobie Cat-16 que participaron en la regata “Havana Challenge”.

Según los organizadores, 14 barcos de apoyo, entre ellos dos réplicas de goletas del siglo XVIII, acompañaron a los navegantes durante el trayecto, y un quinto catamarán abandonó la regata tras sufrir una avería.

 

– La regata de la esperanza –

 

En total medio centenar de estadounidenses, entre ellos el alcalde de Cayo Hueso, Craig Cates, se enrolaron en la justa, que también fue la primera de su tipo organizada tras la decisión de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro de iniciar un diálogo directo para restablecer las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, rotas en 1961.

“Esto es un momento histórico, porque por fin logramos, después de tanto trabajo (…) tanto esfuerzo, que barcos norteamericanos fueran autorizados para realizar eventos náuticos de Estados Unidos a Cuba, y de participar en eventos organizados por nosotros”, declaró a la AFP el comodoro del club Hemingway, José Miguel Díaz Escrich.

Por eso esta regata “tiene un significado de esperanza, de optimismo hacia esas futuras relaciones que se están construyendo entre los dos países”, añadió Escrich, refiriéndose al histórico deshielo.

Durante el cruce del Estrecho de Florida, que separa a Cuba de Estados Unidos -170 km- los regatistas debieron soportar el “intenso sol, calor, picor y grandes olas”, según explicaron a la prensa McCandless y Bellenger, que tardaron 10 horas en alcanzar las costas de Cuba.

El “Havana Challenge” se realizó por primea vez primera y única vez en 2000, cuatro año antes de que la administración de George W. Bush emitiera una proclama, todavía vigente, que limita la salida desde Unidos de embarcaciones de recreo que tienen la intención de visitar la isla. Entonces los participantes viajaron a la isla sin el permiso que obtuvieron ahora.

This photo courtesy of the Florida Keys News Bureau shows five 16-foot-long Hobie Cat sailboats as they line up on South Beach in Key West, Florida on May 16, 2015,  prior to the beginning of the  Havana Challenge,  a more than 90-mile race to Havana, Cuba. The Havana Challenge is believed to be the first US government-sanctioned sailing race between Key West and Cuba in more than 50 years. AFP PHOTO/FLORIDA KEYS NEW BUREAU/BERT BUDDE/HANDOUT=  RESTRICTED TO EDITORIAL USE / MANDATORY CREDIT: "AFP PHOTO HANDOUT-FLORIDA KEYS NEWS BUREAU/BERT BUDDE"/ NO MARKETING - NO ADVERTISING CAMPAIGNS / DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS /(NO A LA CARTE SALES )(NO ARCHIVES)=

 

– Nietos de Hemingway invitados a torneo –

 

El comodoro Escrich destacó que “10 embarcaciones de Estados Unidos ya recibieron la licencia para participar” en el próximo Torneo Internacional de Pesca de la Aguja Ernest Hemingway, que el club organiza anualmente desde 1950, en homenaje al Premio Nobel de Literatura norteamericano.

Otras 10 embarcaciones, según el comodoro, esperan por esa licencia, por lo que en total una veintena de barcos procedentes de Estados podrían participar del 25 al 30 de mayo en el torneo, que este año tendrá como invitados los nietos de Hemingway, John y Patrick.

Los Hobie Cat emprenderán el próximo jueves el viaje de regreso a Estados Unidos, pero el miércoles participarán en una competencia con regatistas cubanos frente al popular Malecón de La Habana.

No todos los estadounidenses pueden viajara a Cuba, pues por ahora Washington solo autoriza las visitas en 12 categorías, entre ellas para actividades periodísticas, educativas, religiosas, artísticas y deportivas, pero no turísticas.