Según informa el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) en agosto pasado nos visitó el periodista especializado en gastronomía Bill Esparza por ocho días y recorrió diferentes destinos del país para conocer y descubrir la oferta turística gastronómica de Guatemala. Esparza luego recomendó al Chef Zimmern venir a Guatemala.

De esa cuenta, Zimmern degustó comidas típicas como pepianes, negro y rojo en Antigua Guatemala y Quetzaltenango respectivamente. Otros platos regionales que pudo conocer fueron el Subanick, revolcado, jocón, ka´kik, gallo en chicha y otros.

10552413_10152599022465842_4778057076109697871_nEn el área de Petén, visitó la comunidad de Uaxactún, en donde conoció la elaboración de platillos mayas tradicionales del lugar, entre ellos el “Coxan” una planta amarga y el hongo salvaje “Tziquinché” acompañado de tortillas y frijoles.

También la oportunidad de probar ciertos platillos en la región del Lago de Atitlán, en San Antonio Palopó  probó los hongos ostra por ejemplo. Otro producto con el que se asombró fue el cacao, por su calidad.

En kioscos de comida callejera, probó tostadas acompañadas de distintos ingredientes como frijoles, salsa, aguacate y la que más le llamó la atención fue la tostada con Chow Mein. En estos lugares también comió tamales,  hot dogs “shucos” y mole dulce.

En el tema de bebidas probó horchata, rosa de Jamaica, tamarindo, rones, cervezas y bebidas artesanales en Salcajá, Quetzaltenango, así como el “Chinchivir”, bebida fermentada a base de limón. Otro aspecto que le llamó la atención fue  el tamaño y color de algunas frutas y verduras en Zunil, Quetzaltenango. En Antigua Guatemala  conoció el proceso de la elaboración de dulces típicos.

Bill Esparza, expresó tras su visita que Guatemala “es uno de los mejores destinos para cocina en Latinoamérica que he experimentado y de hecho la cocina más impactante en Centroamérica”.

10469321_10152603090730842_4677556720696968294_nLuego de comer zompopos en la Ciudad capital dijo que “son las hormigas más deliciosas que he comido en mi vida, eran como poporopos”.

Su estilo único de escribir y su pasión por la cultura han hecho de Esparza  una fuente de recomendación de destinos gastronómicos para revistas, periódicos y shows de viajes y comida. Su conocimiento ha sido adquirido por su propia experiencia visitando las calles, stands de comida y mercados en Los Ángeles, México, Centroamérica y Sudamérica.