Aunque el presidente de la República Otto Pérez Molina había asegurado días atrás que ningún ministro abandonaría el gabinete. Este jueves se confirmó la salida del titular de la Cartera de Gobernación, Mauricio López Bonilla, nadie lo hubiera imaginado por ser del círculo cercano al mandatario. Sin embargo, no fue el único en presentar la renuncia.

La ministra de Ambiente, Michelle Martínez y el titular de la Secretaría de Inteligencia Estratégica, Ulises Anzueto también dejaron sus cargos. Aunque el mandatario justificó los cambios y aseguró que les solicitó la renuncia, trascendió que los verdaderos motivos fueron por una presunta vinculación a actos de corrupción.

Pero el motivo de la dimisión que más se habla en voz baja sobre la salida de los funcionarios, es que se debió a la presión de la Embajada de Estados Unidos. Incluso, se dice que a estos tres personajes se les retiró la visa americana, así como al exministro de Energía y Minas, Erick Archila, tal extremo no se ha oficializado.

Su ministro de más confianza

INFORME TERCER AÑO DE GOBIERNOMauricio López Bonilla, teniente retirado y politólogo experto en temas de seguridad, es uno de los hombres de confianza del mandatario. Aunque declaró en múltiples ocasiones que concluiría el período de gobierno al frente de Gobernación, incluso en situaciones políticas incomodas que el mandatario afronto, se vio a un ministro del interior a su derecha. Sin embargo, la falta de transparencia en varios proyectos y la utilización de compras por excepción, provocó que su nombre se pusiera bajo la lupa.

Un caso que despertó sospechas fue la adjudicación de siete contratos de arrendamiento por excepción, con opción a compra, de sistemas de vigilancia. El cual se utilizaría principalmente en el departamento de Guatemala y en la cabecera de Escuintla a un costo de Q1,802.9 millones por un período de cinco años.

Se considera que existe una sobrevaloración de Q184 millones ya que del total de los contratos suman 7 mil 316 cámaras a un precio de Q428 millones. El costo promedio de una cámara en el mercado es de Q2,345, mientras que el alquiler de la misma en un plazo de 60 meses habrá costado Q27,574; es decir, una sobrevaloración por cámara de Q25,229. Esto salió a luz en una nota publicada por Republica.Gt el pasado ocho de mayo.

En conferencia de prensa hace unos días, el sector empresarial aglutinado en CACIF, solicitaron a Pérez Molina revisar varios contratos del Ejecutivo y enfatizaron que en los casos que corresponda se deben declarar lesivos y se debe iniciar procesos judiciales correspondientes. Entre los contratos se menciona el arrendamiento de cámaras y el servicio de modernización del registro y documentación del control migratorio, del ministerio que dirigía López Bonilla.

Por su parte el exministro reafirmó que fue el Presidente quien le pidió su renuncia y en relación a la revisión solicitada por CACIF, dijo en su ultima presentación como funcionario que, “en tres años y medio hicimos mucho, hay dudas sobre contratos y proyectos. Cámaras, dijo el señor, – Jorge Briz presidente del Cacif–. En el tema de las cámaras somos expertos, antes de mi llegada no había nada, si queremos seguridad seguimos, si no quítenlo, no hay ningún problema”, enfatizó.

Sin embargo, este no ha sido el único caso, en diciembre pasado salió a luz la adjudicación de un contrato administrativo por Q754.1 millones para la ampliación de la Granja Penal Canadá, ubicada en Escuintla. El proyecto fue justificado con el argumento que se daría solución al hacinamiento. Otra suma millonaria fue erogada en agosto pasado para la de adquisición de chalecos, botas, fundas, cascos y fundas para pistolas. Ocho fueron las empresas beneficiadas con este contrato que alcanzó los Q291 millones.

A eso se sumó su vinculación al reo Byron Lima, quien lo señaló de liderar una estructura criminal dentro del Sistema Penitenciario, la cual se encargaba de realizar cobros ilegales a los reclusos.

El “agua mágica” la puso en la mira
ROXANNA BALDETTI EN EL LAGO DE AMATITLAN

Sentada al lado izquierdo de Baldetti, Michelle Martínez la acompaño en su visita al Lago de Amatitlán

Desde su nombramiento en el Ministerio de Ambiente, Michelle Martínez estuvo bajo las críticas de las organizaciones que velan por el medio ambiente. Sin embargo, su nombre se puso en la palestra por el contrato por Q137 millones para la limpieza del Lago de Amatitlán.

Esto generó varias críticas al punto que el contrato fue suspendido debido a las investigaciones  que determinaron que la fórmula consistía en un 98 por ciento de agua. Martínez, abogada y notaria de profesión, renunció al cargo. Cabe recordar que la Corte Suprema de Justicia había dado trámite a una solicitud de antejuicio en su contra.

En su hoja de vida destaca su paso por el Viceministerio de Ambiente a inicio de esta administración. También laboró como viceministra de protección Social y fungió como abogada de la niñez en la Procuraduría General de la nación. A Martínez siempre se le señaló su cercanía a la exvicepresidenta Roxana Baldetti.

Su exministro de la Defensa
Ulises Anzueto

En una actividad del ministerio de la Defensa. Foto web

Ulises Anzueto otro hombre cercano al mandatario también abandonó el gabinete. El militar con más de 30 años de servicio en el Ejército llegó a esta administración como Ministro de la Defensa, luego de un tiempo, dejó la cartera por motivos de retiro y fue designado como Secretario de Inteligencia Estratégica.

Anzueto junto a Pérez Molina se les conoce en algunos círculos como los “gramajistas” por su vinculación a Héctor Gramajo, ministro de Defensa durante la administración de Vinicio Cerezo. Antes de asumir como mandatario, Pérez dijo en declaraciones que “concluimos que durante el 2012, un total de 13 generales cumplirán su tiempo de servicio y que la mejor decisión es el coronel Anzueto”. De tal manera que promovió su ascenso a General.

Su amistad le ha permitido a Anzueto tener injerencia en algunos temas como contratación de personal, muestra de ello fueron las designaciones de dos militares como asesores del Ministerio de Salud, el cual dirige Luis Monterroso.

En su hoja de vida se menciona que fue Director del Instituto Adolfo V. Hall de Chiquimula. Además del grado de General de Brigada posee una licenciatura en Tecnología de Administración de Recursos por la Universidad Galileo y una maestría en Defensa y Seguridad Continental por la Universidad del Salvador, ubicada en Argentina.

Los detonantes de la administración de Pérez Molina

Los señalamientos de corrupción en la administración del Partido Patriota en los últimos meses ha sido muy intensa y el descontento de la población evidente, se han realizado cuatro manifestaciones de ciudadanía convocada por las redes y una del sector indígena campesino que se realizó ayer míercoles.

001_GR395451