Acerca de las capturas por contratos anómalos en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (Igss), el sector empresarial organizado en el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), manifiesta su complacencia porque se ha actuado  en uno de los casos que se han sido señalados en los distintos medios de comunicación.

Dentro de los detenidos está el representante de dicho comité, Max Quirin, ante la junta directiva del Igss como representante de las asociaciones patronales. Aunque no ha trascendido ninguna información que lo impute directamente, como ha ocurrido con otros acusados, por ser miembro de dicha junta directiva se presume que está involucrado.

“Consideramos que debe llegarse al fondo en las investigaciones para poder determinar quiénes son los efectivamente responsables de los hechos que se señalan”, dijo el presidente en funciones del Cacif, Pelayo Llarena.

Sobre Quirin, señalan además que ya se han apersonado a los tribunales de la República para esclarecer su situación y consideran importante resguardar el debido proceso. “Nuestros representantes ante diversas entidades han sido siempre escogidos sobre la base de su comportamiento ético y buen desempeño. Por ello, Max Quirín está ya a disposición del Juez competente para poder aclarar su situación personal”, dice un comunicado oficial.

Por su parte, Fernando López, presidente de la Cámara de Industria de Guatemala, señaló que Quirin siempre le ha parecido una persona correcta y ética en todo el tiempo que lleva de conocerlo. “Sin embargo, ante una denuncia de este tipo, hay que esperar a ver qué dicen las investigaciones y qué pasa en el proceso”, opinó. De igual manera, espera que el proceso se lleve a cabo de la manera correcta.